Estupor en Tábara por el escándalo de pederastia del que fue su párroco durante 25 años

El alcalde de Tábara, José Ramos, junto a un diputado provincial.

El caso del antiguo párroco, apartado por abusos a dos seminaristas, estalla en pleno domingo y siembra de incredulidad el pueblo. El alcalde califica la noticia de "sorpresa mayúscula y negativa".

Estupor entre los tabareses. Esta es la sensación que invadía este domingo la localidad zamorana tras conocerse que el que fuera su párroco durante más de 25 años estaba inmerso en un caso de abusos. José Manuel Ramos, cura de Tábara y de otras localidades vecinas, era una persona totalmente implicada en la vida de la localidad, apreciado por sus vecinos y fundamental para proyectos como el del beato de Tábara, un códice del siglo X que ha llevado el nombre de la localidad por medio mundo. La decisión de apartarle del ministerio era este domingo comentario entre tabareses en el pueblo y fuera de su término municipal.

 

El alcalde de Tábara (Zamora), José Ramos, ha admitido el sentimiento de "sorpresa e incredulidad" que reinaba este domingo en la localidad tras publicarse que el que fuera su párroco durante 26 años, hasta julio de 2016, se encuentra apartado de actividad por un presunto caso de pederastia. Ramos ha asegurado, en declaraciones a Europa Press, que nadie en el municipio conocía lo sucedido y "a la salida de misa, nadie daba crédito", por lo que ha calificado la noticia de "sorpresa mayúscula y negativa".

 

Los hechos de los que se habla se conocían este domingo a primera hora cuando se supo que el que fuera párroco de esta localidad se encuentra suspendido de sus funciones desde el pasado verano por un presunto caso de pederastia ocurrido en 1989 en el seminario de La Bañeza, según publica este domingo el periódico La Opinión de Zamora. El cura fue objeto de investigación y posterior sanción tras una denuncia por abusos sexuales hacia, al menos, dos hermanos gemelos que cursaban sus estudios en dicho seminario donde él ejercía de docente.

 

Ante estos hechos el edil del municipio zamorano también ha querido apuntar que durante estos 26 años en los que ejerció su labor pastoral en Tábara, el comportamiento del cura fue "ejemplar" y muy "comprometido", tanto en la parte "eclesiástica" como en la "personal". Además, el regidor, que lleva 22 años al frente del Ayuntamiento, ha tenido una relación cercana con el párroco que fue el "impulsor" y dio a "conocer" el tema del Beato de Tábara, el códice del siglo X que se atribuye a su conocida torre o scriptorium, y de hecho ha admitido que el pasado jueves habló con él telefónicamente para invitarle a unas jornadas que se celebrarán en Tábara los próximos 31 de marzo y 1 de abril.

 

Ante todas las informaciones, el alcalde piensa ponerse en contacto con José Manuel Ramos Gordón en los próximos días. Por otra parte, la Diócesis de Zamora no ha querido pronunciarse sobre este asunto, ya que el párroco pertenece al Obispado de Astorga, así como el seminario en el que ocurrieron los hechos.

Noticias relacionadas