Encinar tiende la mano y apuesta por una labor de oposición "no tan dura"
Cyl dots mini

Encinar tiende la mano y apuesta por una labor de oposición "no tan dura"

Alberto Encinar. (Foto: Archivo).

El ex diputado provincial de Por Ávila considera que hay "otras razones" en la pérdida de confianza en él de la dirección del partido.

El ex portavoz de Por Ávila en la Diputación, Alberto Encinar, se va de la formación política y de su grupo provincial con un mensaje de "mano tendida" al resto de compañeros de Corporación y con la intención de rebajar el tono en su labor de oposición. Un día después de que solicitara su incorporación al grupo no adscrito, el hasta ahora portavoz provincial de la formación amarilla ofreció algunos detalles más de su marcha. 

 

Así, insistió en que nunca se llegó a iniciar formalmente el proceso de expulsión, tal y como sostiene la dirección de Por Ávila, aunque sí existió la reunión del pasado jueves en la que le comunicaron que "ya no era de su agrado para permanecer en el grupo", por lo que "pidieron que dimitiera como diputado provincial alegando motivos profesionales y que permaneciera en el partido ostentando los cargos orgánicos". Encinar explicó que nunca le hablaron de un proceso de expulsión, sino que fue el quien pidió tiempo para sopesar "las dos vías" que les planteó, renunciar o seguir en la Diputación.

 

Al final el también concejal de La Serrada, donde también pasará al grupo no adscrito, adoptó una "decisión meditada y difícil", la de abandonar Por Ávila pero seguir en la Diputación porque "creo que puedo participar en positivo" y porque "en estos momentos la inestabilidad con la dimisión de un diputado no es bueno", dijo. En este punto, dijo sentirse legitimado para continuar porque "el acta de diputado es mía y uno es elegido para trabajar independientemente del partido".

 

Desencadenante situación

 

Sobre el desencadenante de una situación que no cree que sea buena "ni para la Diputación ni para la provincia ni para Por Ávila" ni para él, Encinar admitió que fue la publicación en redes sociales de unos documentos relacionados con la gestión de las ayudas del incendio de Navalacruz lo que causó "rechazo" en el partido, aunque no se explica qué tiene de malo porque "eran documentos públicos que ya habían sido difundidos por la propia institución, según reconoció el propio presidente". En este sentido, no asume que fue un "acto de deslealtad" institucional, como alegó el presidente de Por Ávila, y de hecho cuestionó que el partido lo haya visto así cuando "la propia institución no lo ha hecho".

 

En este sentido, habló de la existencia de "otras razones" en "las desavenencias" con la dirección y la "pérdida de confianza" en él, aunque tampoco supo explicarlas. "Todo son teorías, desconozco los motivos, yo era una persona joven sin pasado político y ellos tenían pasado político, es complicado integrarse a veces en un grupo ya conformado aunque no creo que sea la única causa, me gustaría que algún día me lo explicaran tomando algo", señaló el diputado, quien reconoció irse "con mucha pena" porque cuando llegó creyó en un proyecto "que consideraba ilusionante". Ahora, admite, "con algunas personas no me voy en los mejores términos"