En medio de la polémica de las minas de la provincia, el PSOE aboga por un pacto de producción sostenible

Raúl Blanco

El diputado socialista Raúl Blanco considera los criterios economicistas no pueden imponerse a la voz mayoritaria de los vecinos en contra de las minas.

Blanco ha apuntado que “el cambio climático es el gran reto de la humanidad. Expertos en la materia profundizan desde hace años en sus secuelas para esta y las generaciones que vienen. Este debate da la mano al fin de la era del petróleo, el desafío demográfico, la pérdida de recursos naturales y la biodiversidad”.

 

“Debemos ser conscientes de esta realidad y buscar una alternativa a la economía de usar y tirar con un acuerdo unánime sobre un nuevo modelo productivo sostenible. Un plan sobre la base de una economía verde y circular. Es decir, un modelo que use los recursos de manera eficiente para producir menos emisiones contaminantes, y que permita reducir la generación de residuos, abogando por utilizar materiales biodegradables en bienes de consumo para que una vez usados vuelvan a la naturaleza sin provocar efectos negativos”.

 

El diputado socialista lanza esta propuesta en pleno debate en nuestra provincia sobre la instalación de minas. “Los criterios economicistas no pueden imponerse a la amplia mayoría de los ciudadanos. Es cierto que nuestra provincia requiere de una apuesta real para conseguir reducir los datos de paro y generar empleo. Sin embargo, las minas previstas lejos de conseguir ese objetivo, acabaran con el trabajo actual en las comarcas afectadas, sobre todo, en el ámbito ganadero y en el turístico”.

 

Raúl Blanco recuerda que “en la sierra de Ávila hay cerca de 200 explotaciones ganaderas y en torno a 30 establecimientos de alojamiento rural. Tomando como referencia otros proyectos mineros establecidos por ejemplo, en la provincia de Cáceres, estos crean apenas una quincena de empleos. Por lo tanto, queda claro que el impacto laboral será más negativo que beneficioso para la Sierra de Ávila”.

Noticias relacionadas