En casa es otra historia

Encuentro el Real Ávila y la U.D. Santa Marta de Tormes. (Foto: Edgar Palomo)

Un gol fantasma antes del descanso, y otro desde el punto de penalti en la segunda mitad dieron la cuarta victoria consecutiva a los encarnados

REAL ÁVILA C.F: Alberto, Sito Cruz, Edu López, Rafa Álvarez, Llorián, Peli, Moreira, Jorge Sánchez, Cristo (Sergio Rivera), Javi de Mesa (Calderón), Sergio Mayorga ( Gulle Velayos).

U.D. SANTA MARTA: Tomi, Montes, Lolo, Morante, Tena, Raúl, Martiña (Pablo Negro), Mito, Lerma (Aaron), Jorge, Chopi (Mario).

GOLES: 1-0 (Rafa Álvarez, minuto 45), 2-0 (Peli, penalti minuto 73)

El Real Ávila sumó su cuarta victoria consecutiva del curso tras deshacerse de la Unión Deportiva Santa Marta de Tormes por dos tantos a cero, en un partido con dos caras. Una primera menos buena, donde los encarnados salieron dubitativos y con dosis de ansiedad sobre el tapete del Adolfo Suárez en su afán por abrir la lata cuanto antes. Pero dieron otra mejor a partir del minuto 45 en el que ayudó el gol denominado ‘psicológico’ antes del descanso para demostrar ante sus aficionados una mayor seguridad en el juego y una mejor asociación con los jugadores de arriba.

 

Desde el inicio la U.D. Santa Marta quiso sorprender con transiciones rápidas construidas desde su defensa tras pérdida de balón encarnada. A punto estuvieron de conseguir su gol en el minuto 15 tras un trallazo de Raúl dentro del área que repelió Alberto con una mano dura en un gran escorzo. Fueron los peores minutos de los chicos de Jonathan Prado a los que se les hizo bola los primeros compases del encuentro. Sin profundidad y con las bandas desaprovechadas.

 

Sin embargo, los abulenses empezaban a carburar. Primero mediante un saque de esquina ensayado que bota Moreira, De Mesa prolonga en el área, pero que Peli en boca de gol no acertaba a rematar. Después con el primer tanto del partido, que vino con polémica a través de otro balón parado que pone Moreira hacia el área chica y que toca Rafa Álvarez entre el barullo defensivo, que progresa manso junto a la base del poste, pero que no se puede apreciar claramente si traspasa completamente o no la línea de gol. Un tanto muy protestado por los jugadores charros y que concedió el juez de línea ante su indignación.

 

Precisamente el gol espabiló al Ávila que se volcó sobre la portería de Tomi. Peli y Jorge Sánchez conectaron con las bandas y volcaron todo el arsenal ofensivo sobre ellas. Un superlativo Javi de Mesa, que volvió a dejar recursos técnicos propios de su calidad, surtió un gran balón a Cristo en el 60 que peinó el cuero, pero su testarazo salió lamiendo el palo.

 

El Ávila se gustaba, y otra vez De Mesa como protagonista. Apareció para picar el balón ante la salida del meta visitante, aunque por encima del guardameta. Se mascaba el segundo gol, y éste llegó mediante un penalti claro sobre el alcalaíno, que Peli transformó con un disparo seco, ajustado y a la derecha de Tomi en el segundo de la tarde.

 

El gol cayó como una losa para el Santa Marta, pero no se arrugó en los últimos quince minutos de choque, aunque con disparos muy desviados desde fuera del área. El susto se lo llevaron los locales cuando un centro de Mito fue cabeceado por Tena en el 77, pero su testarazo lamió el larguero. Al final, nueva victoria consecutiva del conjunto encarnado que sigue mostrando su solvencia dentro de su feudo, ante un Santa Marta que no levanta cabeza desde la jornada tercera del campeonato.

REPORTAJE FOTOGRÁFICO: EDGAR PALOMO

Comentarios

Mal vamos 27/10/2019 22:30 #6
Más suerte...primer tiempo metidos en nuestro campo y gol que ni entra.Ganamos a pesar de Jonatan el peor entrenador que he visto por Ávila

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: