El XVIII Campus Ávila finaliza alcanzando su máximo número de participantes

Acto de clausura del Campus Ávila XVIII.

Más de 100 han sido los integrantes en un campus que ha reunido, desde el 2 al 11 de julio, a jugadores del Óbila Club de Basket y niños pertenecientes a otras federaciones.

Durante diez días la residencia José Luis Aranguren ha acogido la XVIII edición del Campus Ávila, uno que tal y como ha declarado el coordinador, Mauricio Velayos, "es un campus muy básico y 100 % baloncesto".

 

"La sensación es que todo el mundo se va muy contento, tanto los monitores y entrenadores, así como los chicos" ha señalado Velayos, del mismo modo que ha destacado que esta sea "una experiencia muy buena" y dado que supone el cuarto año que se celebra, no ha querido olvidar que también que "la residencia ha supuesto algo fundamental".

 

Desde la organización se ha destacado que este año se haya alcando el récord de participación y es que han sido "120 niños -30 externos-, jugadores y jugadoras del Óbila Club de Basket, chicos que pertenecen a otras federaciones o que incluso veranean en pueblos de Ávila y conocedores del campus", quienes han ocupado casi en su totalidad las instalaciones de la residencia abulense.

 

Tras unas intensas jornadas de trabajo de mañana y tarde, y con multitud de "actividades y entrenamientos -técnica individual, lectura de juego, etc.-", también se han incorporado actividades de formación tales como "bilingüismo o informática", del mismo modo que también se ha incidido en otras asignaturas como son "la convivencia, el respeto y el conocerse los unos a los otros".

 

Habiéndose celebrado en ediciones anteriores en Ocaña, el Club de Baloncesto de Pizarro quiso  contar de nuevo con el club abulense, dado que el hecho de poseer en la localidad a un club referente como el Óbila Club de Basket supone aun mayor "reconocimiento". No osbtante, tras el éxito de este año se prevé que "la actividad se asiente y perdure en el tiempo".