El vehículo como arma también en el primer atentado que el Estado Islámico reivindica en suelo español

Atentado en la Rambla de Barcelona

Niza, París, Berlín y Londres ya habían sufrido anteriormente ataques terroristas del Estado Islámico. En el útimo, perpetrado en la capital de Gran Bretaña, falleció el español Ignacio Echeverría. 

Estado Islámico ya había reivindicado otros atentados anteriormente en Europa en los que se utilizaron vehículos como arma contra peatones. Los atropellos son una de las fórmulas planteadas por la propia organización en su abundante propaganda para tratar de extender la barbarie en países occidentales.

 

El más mortífero de los ataques de este tipo tuvo lugar en la ciudad francesa de Niza el 14 de julio de 2016, en plena fiesta nacional. Un camión atropelló entonces a cientos de personas que asistían a un espectáculo en el Paseo de los Ingleses y mató a 86 personas.

 

El 19 de diciembre de 2016, once personas perdieron la vida en el marco de otro atropello contra un mercado navideño en Berlín. Al igual que ocurriese en el caso de Niza, la agencia de noticias de Estado Islámico, Amaq, identificó al terrorista responsable como miembro de Estado Islámico.

 

Los dos atentados más recientes en los que los terroristas se han servido de vehículos han tenido lugar en Londres, el primero de ellos el 22 de marzo, cuando un simpatizante de Estado Islámico mató a cuatro personas en el puente de Westminster antes de bajarse del coche y asesinar a puñaladas a un policía a las afueras del Parlamento.

 

El 3 de junio, tres terroristas perpetraron un atropello en el Puente de Londres, en el inicio de una cadena de acciones que concluyó con apuñalamientos en una zona de ocio cercana. Como consecuencia de este ataque, también reivindicado por Estado Islámico, fallecieron ocho personas, entre ellas el ciudadano español, Ignacio Echeverría.