El Valencia da la primera lección al Barça de Setién

Un gol en propia meta de Alba y otro de Maxi Gómez propician la derrota azulgrana en Mestalla.

VALENCIA CF: Doménech; Wass, Gabriel, Garay, Gayà; Coquelin, Soler (Sobrino, min.90), Kondogbia, Ferran; Maxi Gómez (Jaume Costa, min.80) y Gameiro (Rodrigo, min.59).

FC BARCELONA: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Busquets, Arthur (Vidal, min.57), De Jong (Rakitic, min.85); Ansu Fati (Collado, min.85), Griezmann y Messi.

GOLES: 1 - 0, min.48, Jordi Alba, propia meta; 2 - 0, min.77, Maxi Gómez.

ÁRBITRO: Gil Manzano (C. Extremeño). Amonestó con tarjeta amarilla a Piqué (min.10), Umtiti (min.43) y Busquets (min.52) en el FC Barcelona; y a Coquelin (min.54) en el Valencia.

ESTADIO: Mestalla. 45.882 espectadores.

El FC Barcelona encajó su primera derrota de la 'era Setién' tras caer ante el Valencia (2-0) en un partido pobre, sin capacidad de reacción, y que genera dudas en el actual campeón, que no perdía en Mestalla desde hace 13 años y que permite al Real Madrid arrebatarle el liderato en Primera División si vence al Valladolid en Pucela.

 

En busca de brillo y diamantes, el Barça -que sigue sin haberlos encontrado- se dejó tres puntos en su visita a Valencia, el primer gran reto para Setién después de dos exiguas victorias ante Granada e Ibiza, ésta última con mucho sufrimiento. Este sábado, sin paños calientes, los locales se quedaron a gusto a costa de un equipo cuya reconstrucción llega en un momento donde no valen las pruebas.

 

El equipo de Albert Celades fue claro dominador de la primera mitad -a excepción de la manida posesión- que dio la mano al 'nuevo' Barça. En realidad, de 'nuevo' tiene poco un equipo que sufrió más que disfrutó ante un Valencia crecido con el paso del tiempo. Más vigoroso, más alegre y más directo. Tan solo necesitó diez minutos el equipo 'che' para dar el primer susto a los culés.

 

Gayà, que hizo lo que quiso en la banda izquierda, engañó a Sergi Roberto y al acceder al área fue derribado por Piqué. El árbitro decretó penalti, pero Ter Stegen salvó a su equipo. El alemán echó el flotador a un Barça que empezaba a ahogarse con la presión de su rival y cuyo argumento fue únicamente Messi ante la ausencia de Luis Suárez.

 

Maxi Gómez no estuvo certero desde los once metros y tampoco lo estuvo a la media hora con un disparo que terminó en el larguero. En el rechace, Gameiro volvió a toparse con Ter Stegen. El germano metió una mano milagrosa en otro recital de los suyos. Incluso demostró sus reflejos felinos en un remate equivocado de Piqué a escasos metros de la línea de gol.

 

Lo curioso es que su oponente, sin Parejo, ni Rodrigo durante una hora, logró maniatar a los culés y vestirse de protagonista en su área. También se animó Coquelin con un disparo tremendo desde la media luna que pudo despejar Ter Stegen. La sensación es que -penalti al margen- el Barça sobrevivió en una primera parte claramente de los locales.

 

Las dos únicas acciones del conjunto de Quique Setién llevaron la firma de Messi, pero ambas terminaron en el limbo. Y casualmente, en el arranque del segundo asalto, cuando parecía que el Barcelona había cambiado el 'chip', llegó la puñalada del conjunto 'che'. Minutos antes, Ansu Fati desperdició una acción individual y en la réplica, 0-1 y delirio en el coso valenciano.

 

Maxi Gómez recibió el cuero pegado a la esquina derecha ante una poblada defensa. Hasta siete jugadores ocupaban el área blaugrana, pero al argentino no le importó, levantó la testa y golpeó al balón con más corazón que colocación. Su disparo golpeó en Jordi Alba y la trayectoria confundió por completo al portero del Barça.

 

MESSI DESPIERTA Y MAXI FRUSTRA LA REACCIÓN

 

Messi cogió los mandos de la nave en la segunda parte y el Barça fue más reconocible. No tanto por sobar el balón una y otra vez, sino por la capacidad de empequeñecer a su rival. Por suerte para los de casa, la versión de Gabriel Paulista -posible internacional español- fue una mala noticia para los pupilos de Setién.

 

Sin embargo, el esfuerzo físico y la calidad del Barça, que mejoró con la entrada de Vidal, terminaron por encontrar su momento. Messi rozó el empate en dos ocasiones. La primera con un remate que lamió el poste y diez minutos después, en el 70', con un cabezazo a pase del 'desaparecido' Griezmann. Incluso el rosarino tuvo una falta que apuró a Doménech con una parada excepcional, digna de foto.

 

Ahí fue cuando murió el Barça sin saberlo. El anzuelo no 'pescó' a un Valencia que renació a la contra, buscando las cosquillas a Umtiti y cuestionando la seriedad defensiva de un Sergi Roberto cuya polivalencia es una virtud y un defecto en cada temporada. A menos de un cuarto de hora para el final llegó la puntilla del Valencia en una jugada que nació en un saque de banda.

 

Ferran, la perla de este Valencia, caracoleó en tres cuartos de campo, generó el espacio y entregó el balón a Maxi Gómez, que definió con muchísimo talento al palo más alejado. Y acto seguido el árbitro escamoteó el tercero a los de casa tras un remate de Gabriel. Gil Manzano anuló el tanto tras falta a Busquets, pero terminó concediendo córner en una decisión inexplicable para propios y extraños.

 

El partido terminó con dos cambios a la desesperada. El canterano Collado e Ivan Rakitic, pero nada impidió la primera derrota de la 'era Setién'. La imagen no fue buena, aunque la enjundia de la empresa -y la dificultad del escenario-, permiten gastar la primera licencia del nuevo técnico en 'Can Barça'. La oportunidad es inmejorable para un Real Madrid que visita al Valladolid este domingo.

Noticias relacionadas