El último estado de alarma y su gran novedad: imposible frenar la movilidad para todos desde el 21 de junio

Control policial en la capital abulense. (Foto: Emergencias Ávila).

Los viajes entre comunidades solo serán posibles antes del 21 de junio si sus presidentes deciden salir del estado de alarma.

La aprobación de la última prórroga del estado de alarma llega con una novedad importante: y es que a partir del 21 de junio se entrará en principio en todo el país en la etapa de la nueva normalidad porque no habrá manera de impedir la movilidad. Algo que ya adelantó el Gobierno este día 1 de junio y que ahora se confirma.

 

En todo caso el Ministro de Sanidad, Sálvador Illa, tuvo que salir al paso de lo dicho por Ábalos un día antes para contradecirle puesto que señaló que "se puede establecer la movilidad dentro de una misma Comunidad Autónoma o entre Comunidades Autónomas que estén en la misma fase". El ministro de Sanidad ha sido tan tajante y ha dejado claro que ese movimiento se hará cuando se esté dentro de la nueva normalidad al final de la escalada.

 

La principal novedad de la prórroga definitiva del estado de alarma, que cubrirá el periodo comprendido entre las 00.00 horas del 7 de junio y las 00.00 horas del 21 de junio, radica en que dejará en manos de los presidentes autonómicos cuyos territorios estén o entren el día 8 en la fase III de la desescalada la decisión sobre si salen antes de tiempo (sin esperar 14 días entre fase y fase) del estado de alarma y entran en la denominada 'nueva normalidad'.

 

"Serán las comunidades autónomas las que puedan decidir, a los efectos del apartado sexto de este acuerdo, y con arreglo a criterios sanitarios y epidemiológicos, la superación de la fase III en las diferentes provincias, islas o unidades territoriales de su comunidad y, por tanto, su entrada en la nueva normalidad", reza el punto siete del decreto.

 

El punto anterior del decreto es precisamente el que establece que "la superación de todas las fases previstas en el Plan para la desescalada (...) determinará que queden sin efecto las medidas derivadas de la declaración del estado de alarma en las correspondientes provincias, islas o unidades territoriales".

 

De este modo, los ciudadanos de aquellos territorios que entren antes del 21 de junio en la nueva normalidad podrán viajar a otra Comunidad Autónoma siempre y cuando se trate de un territorio que esté en su misma situación, esto es, que también haya salido del estado de alarma, como ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda posterior al Consejo de Ministros. Lo que no estará permitido es que los ciudadanos que entren antes que otros en la nueva normalidad puedan viajar libremente a otras provincias donde aún rijan las limitaciones del estado de alarma, confirman a Europa Press fuentes del Ejecutivo.

 

A pesar de que para el 21 de junio los territorios que están más retrasados (en la fase 1) como la Comunidad de Madrid, Barcelona y su área metropolitana y el grueso de Castilla y León no habrán superado todas las fases de desescalada (si esperan los 14 días inicialmente establecidos entre fase y fase), el Gobierno no contempla solicitar nuevos estados de alarma, ni siquiera pensando en que sólo fuera de aplicación para unas áreas determinadas.

 

Sin el estado de alarma, sostiene el Ejecutivo, no se puede restringir la libertad de circulación de manera general en todo el país y para confinar a una población en concreto sin este instrumento se puede recurrir a la legislación ordinaria, pero con aval de un juez, como ocurrió con la cuarentena que se impuso a un hotel entero en Tenerife en febrero pasado o con el confinamiento de la ciudad catalana de Igualada. Estas son las leyes que se podrán usar para hospitalizar a la fuerza o limitar viajes.

 

Por lo tanto, a partir del 21 de junio se entrará en principio en todo el país en la etapa de la nueva normalidad que, en palabras de Illa, "no significa otra cosa que aprender a convivir con el virus hasta que no tengamos a disposición una terapia o vacuna" contra el coronavirus. El ministro ha llamado la atención sobre la necesidad de que en la nueva normalidad se sigan a rajatabla las recomendaciones sobre el lavado constante de manos, el mantenimiento de una distancia interpersonales de 2 metros -ha citado estudios de la OMS que apunta a que previene el 80% de los contagios- y el uso de mascarilla.

Noticias relacionadas