El TSJCyL declara inocente al monitor que fue condenado a 4 años de cárcel por abuso sexual sobre un niño en Casavieja

Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

La sentencia puede ser recurrida en casación ante el Tribunal Supremo

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha declarado inocente al monitor de un campamento que había sido condenado por la Audiencia Provincial de Ávila a cuatro años de cárcel por abuso sexual a un niño de 9 años en 2017 en la localidad de Casavieja.

 

La sentencia, tras el recurso, aplica el principio de "in dubio proreo" (en caso de duda, ha de resolverse a favor del acusado) al no tenerse "certeza absoluta de que el suceso acaeciera de una o de otra manera", después del juicio celebrado en febrero.

 

La sentencia había considerado al monitor autor de un delito de abuso sexual, a quien, amén de la referida pena privativa de libertad, se le impuso la prohibición de acercarse a menos de 300 metros del niño y la inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión por cuatro años. El monitor alegó en su recurso que se había vulnerado su derecho a la presunción de inocencia, "el error en la valoración de la prueba" y la "infracción de las normas".

 

El hecho juzgado ocurrió el 9 de julio de 2017, cuando el monitor se acostó con el niño, que estaba nervioso y no podía dormir, si bien el menor contó que el joven había introducido su mano en su pantalón de pijama.

 

La sentencia alega que no hubo intención "libidinosa" del monitor y dice que no hay "una certeza absoluta que el suceso acaeciera de una o de otra manera". "Creemos -añade- que debe de operar el principio in dubio pro reo y con acogimiento del recurso interpuesto, revocar la sentencia impugnada y absolver al recurrente del delito del que venía acusado". La sentencia puede ser recurrida en casación ante el Tribunal Supremo.

Comentarios

Como cabras... 09/10/2020 09:02 #1
Que un monitor se meta en la cama de un niño que no es su hijo... mal, que le meta la mano en el pantalón... peor. Que un juzgado diga una cosa y otro diga otra... es ya un pitorreo. Ya no creo ni en las personas ni en la justicia.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: