El Tour de Francia arranca este sábado marcado por la pandemia y las incógnitas
Cyl dots mini

El Tour de Francia arranca este sábado marcado por la pandemia y las incógnitas

PA Wire/dpa - Archivo

Bernal defenderá el maillot amarillo ante una nómina de aspirante en la que destacan Primoz Roglic (Jumbo), Thibaut Pinot (Groupama), Tom Dumoulin (Jumbo), Nairo Quintana (Arkea) o la esperanza española, Mikel Landa (Bahrain)

Niza acogerá este sábado la salida de la 107ª edición del Tour de Francia, una carrera muy marcada por la pandemia y en la que el colombiano Egan Bernal (Ineos) defenderá el maillot amarillo ante una nómina de aspirante en la que destacan Primoz Roglic (Jumbo), Thibaut Pinot (Groupama), Tom Dumoulin (Jumbo), Nairo Quintana (Arkea) o la esperanza española, Mikel Landa (Bahrain).

 

Inicialmente, el Tour de Francia se tendría que haber disputado entre los días 27 de junio y 19 de julio, pero la pandemia retrasó dos meses el inicio de la carrera ciclista más importante del mundo, que ha intentado minimizar las consecuencias y ha mantenido el recorrido inicial hasta el 20 de septiembre, cuando concluirá en los Campos Elíseos de París.

 

Sin embargo, se multiplican las incógnitas porque todos los planes de preparación se han visto trastocados y eso provoca el panorama más abierto de los últimos años, un Tour sin un favorito claro y que además contará con las ausencias de dos ganadores recientes como Chris Froome y Geraint Thomas.

 

El equipo Ineos, ganador del Tour en siete de sus últimas ocho ediciones, ha dejado fuera de su convocatoria a los dos británicos y Bernal llega como líder claro. El colombiano, que dio muestras de flaquezas en el reciente Criterium du Dauphiné, estará arropado por Richard Carapaz, ganador del Giro de Italia 2019 que podría coger el mando del equipo si la carrera así lo demanda.

 

Tampoco salió bien parada del Dauphiné el esloveno Roglic, víctima de una dura caída que le obligó a abandonar. Sin embargo, el ganador de la última Vuelta a España asegura que ya está recuperado del percance y listo para asaltar el maillot amarillo en una carrera donde su mejor resultado es el cuarto puesto de 2018.

 

LANDA, VALVERDE Y MÁS, A LIDERAR LA REPRESENTACIÓN ESPAÑOLA

 

Además, también quieren presentar candidatura al maillot amarillo el local Pinot, que el año pasado atravesaba un gran momento cuando tuvo que abandonar por una lesión muscular; Quintana, que llega como líder del Arkea pero lleva tres años sin subir al podio de una gran vuelta; o Dumoulin, que acabó segundo en el Giro y el Tour en 2018, pero lleva muchos meses sin competir por lesión.

 

En esta pelea también aspira a meterse Mikel Landa, que se planta como líder indiscutible del equipo Bahrain tras cerrar su etapa en el Movistar. Al igual que el resto de escaladores, el alavés espera aprovechar que el recorrido carece de una contrarreloj llana para pelear por su primer podio en el 'Grande Boucle'.

 

En cuanto al equipo Movistar, el veterano Alejandro Valverde intentará batallar por victoria de etapa y de paso ayudar al crecimiento de Enric Mas, que el año pasado brilló al servicio del sorprendente Julian Alaphilippe en el equipo Deceuninck-Quick Step. Segundo hace dos años en La Vuelta, el balear afronta una prueba fundamental para calibrar sus opciones soñar con el maillot amarillo.

 

Tomarán la salida un total de 17 ciclistas españoles en este Tour muy marcado por el coronavirus. Además de las estrictas medidas de seguridad, que incluyen limitación de aforo o 'burbujas' de aislamiento en cada escuadra, la organización expulsará al equipo que tenga dos ciclistas infectados en el plazo de una semana.

 

RECORRIDO

 

La 107ª del Tour de Francia presentará un recorrido muy abierto a la 'guerra' entre aspirantes, ya que la carrera pasará por un total de cinco macizos montañosos, tendrá pocas etapas ideales para velocistas y no celebrará ni una sola contrarreloj en terreno completamente llano.

 

Las montañas francesas, con los cinco macizos galos incluidos --Alpes, Pirineos, Vosgos, Jura y Macizo Central-- serán las claras protagonistas del Tour de Francia 2020, en un recorrido diseñado para favorecer a los ciclistas más agresivos y valientes en cuanto la carretera pica hacia arriba.

 

Tras el 'Grand Départ' en Niza con una etapa propicia para una llegada masiva, la segunda etapa ya será peculiar y rompe-piernas, con tres puertos de montaña de cierta entidad --Colmiane, Turini y Eze-- antes de regresar de nuevo a Niza con un nuevo portador del maillot amarillo.

 

Una de las novedades será la ausencia de una contrarreloj individual puramente llana. La única contrarreloj, más bien una crono-escalada, aparece como uno de los grandes atractivos del siguiente Tour. Con 36 kilómetros y con inicio en Lure, el final será en La Planche des Belles Filles, un puerto de 5,9 kilómetros al 8,5 de pendiente media y rampas del 20 por ciento.

 

Antes de esa penúltima etapa clave, los aspirantes a la general deberán batallar en unos Pirineos que el Tour visita de nuevo, con paso por puertos como Port de Bals (11,7 kilómetros al 7,7%) o Col de Peyresourde (9,7 km al 7,8%) en la primera etapa y el Col de la Hourcre (11,1 km al 8,8%) o Col de Marie Blanque (7,7 km al 8,6%) en la etapa con final en Laruns.

 

Dos días antes de la llegada a los Pirineos hará acto de presencia, en la sexta etapa con inicio en Le Teil, un final bonito en el Mont Aigoual precedido por la dura y larga subida al Col de la Lusette, de 11,7 kilómetros al 7,3 por ciento y tramos duros de más del 10 por ciento de pendiente.

 

También habrá 'muros', como la llegada en la etapa 4 a Orcires-Merlette con 7,1 kilómetros de subida final al 6,7 por ciento de pendiente media o el final inédito en Puy Mary (5,4 kilómetros al 8,1 por ciento) de la etapa 13.

 

Y es que este Tour no dará apenas descanso a los líderes del pelotón, con sólo nueve etapas llanas, tres de media montaña y ocho de montaña con cuatro finales en alto --en Orcires-Merlette, Puy Mary, Grand Colombier y Méribel--.

 

De los Alpes destaca el paso por Montée de la Selle de Fromentel, el Col de la Biche y el final en el histórico Grand Colombier (17,4 kilómetros al 7,1 por ciento de pendiente media) de la etapa 15. También destaca una etapa 17 muy dura que podría ser considerada la 'etapa reina', con inicio en Grenoble y llegada a Méribel, al Col de la Loze de 21,5 kilómetros al 7,8 por ciento de media y paso previo por el Col de la Madeleine (17,1 km al 8,4%). En cuanto a las ausencias, la carrera no pasará este año por puertos clásicos como Alpe d'Huez, Tourmalet o Galibier.