El tejido social abulense también pide un Seat Ávila