El ruido en Ciudadanos y las tentaciones de Igea

Francisco Igea, vicepresidente de la Junta de Castilla y León.

Las tensiones internas de Cs inquietan allí donde ha conseguido un amplio poder territorial, caso de ayuntamientos y comunidades donde gobierna.

Ciudadanos está cada vez más cerca de la fecha fijada para su catarsis, pero su horizonte sigue sin aclararse. Un partido con una trayectoria de disciplina más o menos imperante se ha convertido en una pequeña 'jaula de grillos' al estilo de los episodios más ruidosos de esa 'vieja política' a la que ha tenido siempre entre ceja y ceja, y de la que (como comprueba en los momentos de zozobra) no se diferencia tanto como le gustaría. En todos los partidos los tiempos de mudanza son complicados, y en Cs no ha sido diferente cuando ha llegado el momento. Ya ni siquiera la seguridad de que su antiguo líder reaparecerá en el cónclave de marzo parece tranquilizar a nadie.

 

Uno de los puntos cardinales de la algarabía interna apunta a Castilla y León y, más concretamente, a la figura Francisco Igea. El ganador de las primarias internas y vicepresidente de la Junta ha decidido cargar con la cruz de ser la imagen de la corriente crítica que todo partido suele tener y que, con mayor o menor protagonismo, empujan las transformaciones internas. Y se lo está tomando a pecho. Desde hace semanas, Igea no para de tensar la cuerda desde las numerosas tribunas a las que, como crítico de referencia, tiene acceso. Sus constantes declaraciones constituyen un cuerpo marmóreo de discrepancias, desacuerdos y desavenencias que, seguro, son bienintencionadas, pero que le van a poner las cosas muy difícil a él y a su partido.

 

Aprovechando el fin de semana, los principales cargos institucionales de Castilla y León, que a su vez son los cargos orgánicos que llevan la manija del partido, se han despachado con una carta de apoyo a Arrimadas que fractura, un poco más si cabe, una unidad regional ya bastante desvencijada. Con la postura de los Fuentes y Castaño, ya no queda nadie que no haya retado a Igea a presentarse y dejar de marear, una versión de aquel "por qué no te callas" que hizo famoso el rey emérito. La respuesta del aludido (a través de Twitter, cómo no) solo confirma que el mensaje cumplió su función.

 

El motivo último ha sido la propuesta de Arrimadas para ir en lista con el PP en las autonómicas vascas, catalanas y gallegas que se avecinan, pero podría haber sido cualquier otra cosa. A estas alturas, las posiciones están suficientemente enconadas. El problema es que en nada ayuda a Cs a aclarar su papel para los próximos años, como se demuestra en las posturas de apoyo y rechazo. De hecho, en gobiernos donde Cs y PP ya gobiernan juntos ha cosechado de lo uno y de lo otro: a favor en el caso del Ayuntamiento de Salamanca y, en contra, en la Comunidad de Madrid, por ejemplo.

 

Así, perdido en un debate interno que amenaza con enfangarse, Ciudadanos lo va a tener muy complicado para fijar un rumbo de futuro. Las tensiones internas inquietan allí donde ha conseguido un amplio poder territorial, caso de ayuntamientos y comunidades donde gobierna. Aunque lo más justo sería decir que la amenaza se cierne mucho más sobre aquellos que se alinean con la visión crítica del partido, y por encima de todos ellos está Igea.

 

Con su intensa dedicación a ir a la contra, Igea está cada vez más cerca de tener que tomar una decisión que podría acabar siendo traumática para él y para el gobierno que Cs sustenta en Castilla y León. Debe Igea medir hasta dónde debe llevar la tentación, casi diaria, de tensar la cuerda con su partido. Ya no se trata solo de si se presenta o no a presidir Cs, que puede hacerlo, sino de lo que ocurrirá después en alguno de los dos escenarios posibles. Si gana, se encontrará un partido que empieza a ver ya con cansancio sus intervenciones, y muy fracturado en Castilla y León. Si pierde, puede verse arrinconado orgánicamente, y habrá que ver hasta qué punto, institucionalmente. Mejor si empieza a valorarlo cuando le lleguen las tentaciones de seguir 'a la contra'.