El reventón de una tubería en Piedralaves inunda de barro una garganta con bañistas

De una mini hidroeléctrica.

El reventón de una tubería de la minicentral hidroeléctrica en Piedralaves inundó de barro la Charca de la Nieta, donde se bañaban muchas personas, según la denuncia presentada por la asociación AEMS-Ríos con Vida.

 

Se trata de un "grave desastre medioambiental" ocasionado por una conducción enterrada, que ha reventado unos 300 metros aguas arriba de la Charca de la Nieta, provocando "una avenida de barro aguas abajo que ha aterrorizado a los bañistas y ha cubierto de lodo el cauce de esta preciosa garganta hasta su desembocadura en el río Tiétar", han explicado en un comunicado.

 

El accidente ocurrió este martes y es "poco accidental", con lo que "demuestra la incompatibilidad ambiental de este aprovechamiento", según asociación ecologista.