El Real Valladolid aguanta al Atleti tras desaprovechar un penalti

Sandro se lamenta tras fallar el penalti. TRIBUNA
Ver album

Sandro falló un lanzamiento desde los 11 metros en la primera mitad y los de Simeone buscaron más la victoria en la segunda, pero finalmente el marcador no se movió (0-0).

REAL VALLADOLID: Masip; Moyano, Olivas, Sali, Nacho; Plano, Joaquín, Míchel (Anuar, min.84), Toni (Waldo, min.65); Sandro (Ünal, min.69) y Sergi Guardiola.

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Trippier; Giménez, Savic, Lodi; Koke (Lemar, min.65), Thomas, Saúl, João Félix (Correo, min.61); Morata (Herrera, min.72) y Diego Costa.

ÁRBITRO: Sánchez Martínez, asistido en las bandas por Barbero Sevilla y Gallego García, y en el VAR por Melero López. Mostró tarjeta amarilla a los locales Nacho, Moyano, Plano, Joaquín, Waldo y Toni, y a los visitantes Morata, João Félix, Lemar y Saúl. También amonestó al entrenador del Real Valladolid, Sergio González.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 8 de LaLiga Santander, disputado en el Estadio José Zorrilla ante 23.650 espectadores.

Real Valladolid y Atlético de Madrid podrían seguir jugando y no marcar un gol en Zorrilla. De hecho, el Pucela desaprovechó un penalti, en la primera mitad, que Sandro mandó por encima del larguero. Mientras, en la segunda aguantó al conjunto rojiblanco, que lo buscó más, y el resultado acabó siendo el mismo que al inicio: 0-0.

 

No comenzó bien el partido para el Pucela, que a los dos minutos ya vio la primera tarjeta amarilla. Y es que si Nacho no llega a hacer falta a Morata, este se habría plantado prácticamente solo ante Masip, tras una pérdida absurda de Kiko Olivas en la salida de balón. Pero fueron los locales quienes probaron fortuna primero; lo hizo Sandro desde lejos, en un disparo que atrapó Oblak sin problemas. Mientras, el Atleti respondió después de un detalle de calidad de João Félix, que acabó con un disparo desviado de Saúl tras la dejada de Morata.

 

Se caldeó el ambiente tras una dura entrada de Toni, por la que fue amonestado, que no pareció nada en directo, pero en realidad metió la plancha a un Morata que quedó dolorido. El público de Zorrilla entendió que la tarjeta era exagerada, aunque bien pudo ver la roja, y comenzó a apretar también al colegiado. A su equipo lo hizo desde antes del partido, pero subió los decibelios en ese momento, lo cual aprovechó el Pucela para tratar de llegar al área rojiblanca.

 

Después, no pasó absolutamente nada destacable en un partido muy trabado por las sucesivas faltas de ambos equipos, que acabaron la primera mitad con cinco tarjetas. El encuentro volvió a activarse en un penalti de Thomas sobre Sandro que el colegiado no vio en directo y que, tras varias repeticiones en el VAR, observó la infracción del ghanés. El propio delantero cogió la responsabilidad, pero mandó el balón por encima del larguero; y es que justo antes de disparar se levantó la pelota.

 

No hubo novedades hasta el descanso y la segunda mitad empezó como la primera, con una amarilla para el Real Valladolid; en este caso fue para Óscar Plano. El Atleti lo intentó por la izquierda por medio de Lodi, que creó más peligro en tres minutos que en todo el primer tiempo. Saúl también se animó con un derechazo desde fuera del área que se marchó cerca de un Masip inédito hasta ese momento.

 

Aunque no tardó en aparecer, ya que el conjunto madrileño siguió apretando. Eso sí, su primera parada, que fue con la cara, salvó el gol en principio, pero de haber entrado la pelota la jugada habría sido anulada por fuera de juego de Morata. La respuesta del Pucela no tardó en llegar, en una acción peleada por Sandro, que finalizó la jugada con un remate demasiado cruzado. El público reconoció su entrega y coreó su nombre para animarle tras el penalti fallado.

 

Sin dominador claro, el partido pasó a jugarse lejos de las áreas, aunque fue el Atleti quien quiso más. Pero se topó con un Sali que se hizo muy grande cerca y lejos de su portería. Morata se despidió del partido con un remate al lateral de la red y Simeone acabó con Correa junto a Costa en punta, ya que al delantero le sustituyó por el centrocampista Herrera.

 

Precisamente, Correa dispuso de la oportunidad más clara de todo el partido, en un balón que le llegó desde la derecha y que estrelló contra el palo. Sufrió el Real Valladolid, que también lo intentó por medio de Joaquín, pero el hoy centrocampista no llegó a rematar bien un buen centro desde la izquierda. Igual que Guardiola, quien no tuvo su día, y no contactó bien con la pelota en el segundo palo poco después.

 

Pero no hubo manera de que la pelota entrara y ambos conjuntos se repartieron los puntos. Al Pucela le sirve para colocarse con 10 y mantener la racha de tres jornadas sin perder antes del parón liguero. Tras él le espera el Athletic Club en San Mamés, donde jugará el sábado 20 a las 18:30 horas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: