El Real Ávila recibe a La Bañeza sin margen de error

Miguel Ángel Miñambres, durante la rueda de prensa previa al encuentro ante La Bañeza. (Foto: Carlos Jiménez).

El conjunto encarnado afronta un choque ante el equipo leonés en el que tiene prohibido fallar si quiere seguir en la pelea por entrar en los puestos de play off de ascenso a la Segunda División B.

Hablar de una final en el mes de febrero puede sonar exagerado. Afirmar que apenas hay margen de error con quince partidos por delante puede ser excesivo. Sin embargo, la situación del Real Ávila Club de Fútbol en la tabla clasificatoria le hace afrontar el duelo ante La Bañeza como un auténtico match ball de cara a seguir manteniendo vivo su objetivo.

 

El estadio municipal Adolfo Suárez acogerá este domingo 25 de febrero a partir de las 17 horas uno de los partidos más destacados de la vigésimo séptima jornada del Grupo VIII de la Tercera División. Con las bajas de los lesionados Iván Vila y Jesús Sánchez y los sancionados Andrés Llorian y Ruben Ramiro, los encarnados solo piensan en sumar los tres puntos ante un rival directo sobre un césped que se espera que esté blando e irregular.

 

"Es un partido muy importante que si perdemos nos alejaría casi definitivamente de nuestro objetivo". Así de rotundo se ha mostrado Miguel Ángel Miñambres en la rueda de prensa previa al encuentro. El técnico leonés ha declarado que ve "cierta preocupación en los jugadores porque el resultado en Palencia nos hizo daño, pero están concienciados, han entrenado bien a esta semana y saben la importancia que tienen estos próximos partidos".

 

En cuanto a las bajas, Miñambres considera que "son una oportunidad para quienes vienen jugando menos y reclaman más minutos en los entrenamientos". Además, ha recalcado que "si queremos conseguir algo no lo vamos a poder hacer con once jugadores y todos tienen que demostrar que tienen el nivel para ser jugador en el Real Ávila"

 

Competir bajo presión

 

Una presión añadida que Miñambres cree que no debe afectar negativamente a su plantilla. "Trabajar bajo estrés y límite es peor que hacerlo desde la tranquilidad, pero es lo que nos toca", ha destacado el técnico encarnado", tras indicar que "si no somos capaces de competir con presión no estaremos preparados para llegar al objetivo".

 

Sobre el rival, el técnico del conjunto encarnado espera "un equipo cuyos rivales no han sido capaces de encontrar sus debilidades, con una idea de juego basada en no cometer errores defensivos, siendo muy agresivo y muy efectivo en la estrategia". "El partido nos va a dar un baremo nuestro, pero tenemos que competir contra todos, nuestra liga también está en Becerril, en Burgo de Osma o en Burgos, donde los puntos suman igual", ha concluido.