El Real Ávila, atrapado en el tiempo

Estado del estadio municipal Adolfo Suárez en la jornada de este viernes. (Foto: Carlos Jiménez).

La capa de nieve y hielo que cubre el césped del estadio municipal Adolfo Suárez ha obligado a la suspensión del encuentro entre el Real Ávila y el Real Burgos previsto para este fin de semana.

Como si tratara del Día de la Marmota, la nieve vuelve a ser protagonista en la actualidad del Real Ávila Club de Fútbol. Igual que hace un mes, el manto de nieve y hielo que cubre el césped del estadio municipal Adolfo Suárez ha obligado a la supensión del choque que este domingo 11 de febrero tendría que haber disputado el conjunto encarnado ante el Real Burgos.

 

El encuentro ante los burgaleses es el tercero que el equipo de la ciudad amurallada no podrá disputar debido a las inclemencias meteorológicas tras las suspensiones de los partidos ante la Arandina como visitante y el San José en casa, una situación que no solo afecta a nivel de competición si no en el día a día de entrenamientos del conjunto abulense.

 

"Se está convirtiendo en un hábito que no es bueno", ha señalado Miguel Ángel Miñambres, tras conocer que finalmente no se jugará este fin de semana. "Los más perjudicados somos nosotros", ha explicado el técnico encarnado, tras indicar que "entrenar en pabellones no es bueno para el equipo ya que solo podemos trabajar la forma física y algo técnico".

 

"Espero que todo lo malo que nos está pasando ahora nos salga bien más adelante y nos permita pelear por el objetivo", ha añadido Miñambres. A lo largo de la semana, el club encarnado ha buscado otras alternativas donde pudiera disputarse el partido, como Medina del Campo o Íscar, pero las negocionaciones con los ayuntamientos de estas dos localidades no han llegado a buen puerto. También se ha descartado jugar el choque en algún municipio de la provincia abulense por diferentes motivos.

 

En cuanto a lo puramente deportivo y tras la derrota del Salmantino este pasado miércoles en un encuentro aplazado ante el Almazán, que le ha costado a Ramón Calderé el puesto en el banquillo del conjunto de la capital charra, Miñambres considera que "la liga va a ser muy larga". "Es una liga diferente a la del año pasado, donde cualquier equipo pierde con cualquier otro, por lo que está todo muy igualado", ha declarado el técnico leonés, quien cree que "hasta la última jornada no se va a saber quienes serán los equipos que entren en el play off y nosotros tenemos que estar ahí".