El PSOE pide garantizar el derecho a la alimentación a los menores con beca comedor obligados a confinarse
Cyl dots mini

El PSOE pide garantizar el derecho a la alimentación a los menores con beca comedor obligados a confinarse

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca, José Luis Mateos, acompañado por el concejal, Juan José García Meilán

"Es necesario prepararnos para los próximos escenarios posibles y contar con un plan B de actuación".

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca, José Luis Mateos, acompañado por el concejal, Juan José García Meilán, han presentado la moción que el PSOE llevará al próximo Pleno del Consistorio salmantino proponiendo el garantizar el derecho a la alimentación de todos los menores beneficiarios de beca comedor y que deban guardar confinamiento domiciliario por la pandemia de Covid-19.

 

Para ello, los concejales socialistas demandan a la Junta la elaboración de un protocolo que garantice este derecho incorporando nuevas instrucciones a las empresas concesionarias del servicio de comedor escolar para que puedan adaptarse a diferentes niveles de confinamiento del centro educativo donde están matriculados los menores.

 

El Grupo Socialista añade que, subsidiariamente, y hasta que la Junta de Castilla y León no establezca este protocolo garantizando la alimentación de los escolares en confinamiento o aislamiento domiciliario, el Ayuntamiento de Salamanca, a través de los Servicios Sociales municipales y en coordinación con la Dirección Provincial de Educación, debe ser quien garantice este derecho básico para todos los niños con beca encargándose de que reciban la comida, o los menús correspondiente diarios, en sus domicilios.

 

En estos momentos, han apuntado los socialistas, aun cuando los centros permanecen abiertos, los Servicios Sociales municipales no pueden dejar de reforzar esta prestación básica que atiende a un derecho esencial de muchos escolares como es el de recibir una comida al día. En este sentido, han continuado, "es necesario prepararnos para los próximos escenarios posibles y contar con un plan B de actuación".



Los concejales socialistas han recordado que durante el periodo anterior de confinamiento domiciliario los comedores escolares se cerraron, la Junta de Castilla y León derivó a los Consistorios la prestación de este servicio y el Ayuntamiento de Salamanca contrató un servicio de catering o comida a domicilio para atender las necesidades de alimentación de los escolares de la ciudad beneficiarios del cien por cien de una beca comedor. 



El servicio consistió, han reiterado tanto Mateos como Meilán, en la distribución de packs de comida a domicilio suministrados por una empresa contratada al efecto. En Salamanca, a principios de mayo había 788 escolares que estaban recibiendo este servicio, lo que da una idea aproximada de su importancia. Aunque, "también es verdad que la solución adoptada para responder a una situación de crisis es, y debe ser mejorada puesto que el procedimiento fue caro y complejo para llegar a todos los escolares con beca comedor, y los packs semanales de comida proporcionados, no parecen lo más apropiado para la alimentación de un menor".


 
La situación actual indica que este escenario, el de repetir una situación similar al confinamiento domiciliario anterior con los escolares recibiendo docencia telemática, "no se descarta", y otra situación, en la que nos hallamos en estos momentos o que puede agravarse, como es el confinamientos selectivo, tiene a escolares en aislamiento domiciliario por un contagio propio o un contacto estrecho. Por este motivo, afirma el PSOE, "al encontrarse en aislamiento o confinamiento en el domicilio, se le está impidiendo o imposibilitando la asistencia al comedor escolar y a una comida que, en muchos casos, es imprescindible para su salud física y psicológica".



Para concluir, el Grupo Municipal Socialista recuerda que la pobreza infantil es una de las consecuencias más dramáticas y de mayor preocupación en los contextos de crisis. En febrero de 2020, antes de la pandemia, el estudio de AIS Group constató en Salamanca capital una tasa de pobreza del 22,4 % de la población infantil, tasa que habrá aumentado sustancialmente a lo largo de estos meses.

 

Tal es la gravedad que, en los momentos iniciales de la extensión del Coronavirus, se aprobó el Real Decreto-Ley 7/2020, de BOE 12 de marzo, por el que se adoptaron medidas urgentes para responder al impacto económico de la COVID-19, y que recogía en su artículo 8 medidas de apoyo a las familias bajo el título de derecho básico de alimentación de niños y niñas en situación de vulnerabilidad que se encuentren afectados por el cierre de centros educativos.

 

Las familias beneficiarias de una beca o ayuda de comedor durante el curso escolar que se encontraban afectados por el cierre de los centros, vieron reconocido el derecho a ayudas económicas o la prestación directa de distribución de alimentos. La gestión de estas medidas se llevó a cabo por parte de los servicios sociales de atención primaria en coordinación con los centros escolares y las respectivas consejerías de Educación, "de ahí la necesidad de poner en marcha esta iniciativa que proponemos antes que sea tarde y, como en otras ocasiones, pille a la administración autonómica y al Ayuntamiento, con otras muchas veces, sin capacidad de reacción" han remachado.

Comentarios

Juan 12/11/2020 09:29 #1
Ocurrencia diaria

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: