El PSOE aboga por reforzar la Atención Primaria para asumir con garantías la fase de desescalada
Cyl dots mini

El PSOE aboga por reforzar la Atención Primaria para asumir con garantías la fase de desescalada

Miguel Hernández, procurador del PSOE de Ávila en las Cortes de Castilla y León.

El parlamentario abulense Miguel Hernández ha asistido este lunes en las Cortes de Castilla y León a la Comisión de Sanidad en la que se ha abordado la situación del covid19 en la Comunidad Autónoma.

El procurador socialista en las Cortes de Castilla y León, Miguel Hernández, ha defendido la necesidad de que la Junta de Castilla y León apueste por reforzar su red sanitaria para que, en el caso de la provincia de Ávila, tanto el Complejo Hospitalario como los 22 centros de salud repartidos por el territorio, especialmente estos últimos, puedan afrontar con garantías la fase de desescalada en la crisis del coronavirus.

 

En la provincia abulense, con un extenso territorio rural, la Atención Primaria está jugando un papel esencial para la prevención y el control de la enfermedad, contribuyendo a impedir el colapso de los servicios de urgencias y de los hospitales, según Miguel Hernández. No obstante, los profesionales sanitarios han hecho frente a la situación con "más coraje que recursos, debido a que las plantillas son insuficientes y los medios escasos, de ahí la importancia de invertir para mejorar sus infraestructuras y potenciarla al máximo".

 

El procurador ha insistido en el significado que tiene tomarse en serio la sanidad pública y dotarla de recursos suficientes, porque una de las lecciones que puede extraerse de esta crisis es la importancia de cuidar nuestro sistema sanitario público, que se ha acreditado como el único capaz de afrontar una situación de pandemia como la que vivimos.

 

Complejo Hospitalario de Ávila

 

En cuanto al Complejo Hospitalario de Ávila, dado que el objetivo es que no se continúen desplazando recursos de otros tratamientos a enfermos crónicos, el parlamentario abulense entiende que la consejería de Sanidad tendrá que determinar si es suficiente contar con las actuales 358 camas en planta y las 22 en la UCI, o por el contrario conviene aumentar la capacidad asistencial del centro.

 

Junto a ello, para prevenir la infección en el complejo hospitalario, donde han resultado positivos el 38% de los test realizados entre profesionales sanitarios (tercera provincia de Castilla y León con el porcentaje más elevado), además de contar con equipos de protección capaces, la Junta deberá valorar la recomendación del Gobierno de establecer un doble circuito para separar a los infectados por coronavirus de los pacientes con otras patologías.

Noticias relacionadas