El protagonista del altercado en un partido de fútbol base podría enfrentarse a una multa de entre 601 y 30.000 euros

La Policía Nacional ha identificado y propuesto para sanción al presunto autor de las amenazas proferidas contra el árbitro.

Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría Provincial de Ávila han identificado y propuesto para sanción al padre de un jugador que protagonizó un enfrentamiento con el árbitro el pasado domingo, al finalizar el partido de la categoría de pre benjamines entre los equipos Colegios Diocesanos y El Bosco de Arévalo, que obligó al colegiado a requerir la presencia de la Policía para protegerle.

 

Fue un espectador quien llamó a la Policía Nacional, a través del 091, presentándose una patrulla en el lugar en menos de cinco minutos. A su llegada el árbitro del encuentro informó a los agentes como el padre de un menor del equipo de El Bosco de Arévalo había saltado al campo abalanzándose contra él, teniendo que ser sujetado por el entrenador del equipo Colegios Diocesanos, y necesitando posteriormente ser acompañado por miembros de la junta directiva a los vestuarios.

 

Los hechos han tenido gran repercusión social al hacerse viral un video del enfrentamiento, grabado por otro de los espectadores, y que ha permitido establecer la naturaleza e intensidad del incidente, en el que numerosos miembros del público colaboraron tratando de separar a las partes para evitar agresiones.

 

La Policía Nacional, tras identificar al padre implicado, ha tramitado una propuesta de sanción administrativa ante la Subdelegación del Gobierno en Ávila. El denunciado se enfrenta a una multa cuya cuantía, oscila entre 601 y 30.000 euros, por perturbar la seguridad ciudadana en el transcurso de un espectáculo deportivo, teniendo en consideración que el hecho tuvo lugar en presencia de menores.

 

Diez reglas de @policia para padres: campaña contra la violencia en el fútbol base

La Policía Nacional comparte en su perfil de Twitter, 10 reglas que deben respetar los padres cuando vayan a ver jugar a sus hijos. Entre estas normas están que los padres no deben gritar ni al niño, ni al entrenador, sino que deben mantenerse al margen de lo que esté sucediendo en el campo. Al igual que no se debe menospreciar al árbitro ni perder la calma. Los padres deben disfrutar de la competición y sentirse orgullosos de sus hijos para que estos también disfruten y quieran continuar practicando deporte.

 

Noticias relacionadas