El presidente de la Sociedad Nuclear pide un debate sosegado y defiende que cierres anticipados incrementaría costes

Declaraciones de José Antonio Gago durante su estancia este martes en la capital amurallada.

El presidente de la Sociedad Nuclear Española (SNE), José Antonio Gago, ha demandado un debate "serio y riguroso", abordado por expertos a la hora de abordar la situación y la prórroga del funcionamiento de las centrales nucleares de España, tras lo que ha defendido que cierres anticipados supondría un incremento de costes.

 

"Reclamamos que estos debates que están teniendo lugar en múltiples sitios, incluido el Parlamento sea un debate serio, riguroso, y que esté basado en datos y en argumentos reales, y no solamente en que se utilice lo nuclear como un mero recurso ideológico o electoralista", ha expresado en la presentación de la 44 Reunión Anual de la SNE, que se celebra en la capital abulense.

 

Gago ha llamado a "poner en valor" las conclusiones del informe sobre la transición energética del Grupo de Expertos presentadas al Gobierno en abril. En ellas se pone de manifiesto que "el cierre anticipado de las centrales acarrearía un notable incremento de costes, un aumento de las emisiones y requeriría una potencia adicional firme para garantizar el índice de cobertura en situación extrema", ha subrayado Gago.

 

Por eso ha defendido lo que denominan "operación a largo plazo", que es "técnicamente viable" y que "está demostrado así en otros países" y que "contribuye a luchar contra el cambio climático".

 

Modernización de plantas

 

Así, el presidente de la sociedad ha explicado que las centrales españolas "se concibieron para operar a lo largo de 40 años", si bien "a través de múltiples estudios se ha podido demostrar ante el regulador y los propios titulares, con las modernizaciones de las plantas, que la vida se puede extender hasta los 60 años o más", como ocurre en Estados Unidos.

 

En este país es "una práctica extendida", donde el 99 por ciento de la más de 90 centrales tienen autorización para funcionar hasta los 60 años, habiendo algunas de ellas solicitado operar hasta los 80.

 

"Alargar el plazo en España nos evitaría emitir del orden de 800 millones de toneladas de CO2 y generar la energía eléctrica que necesitaría el país, con los niveles de consumo actual, para más de cuatro años completos". ha añadido.

 

Colaboración con renovables

 

Por otra parte, Gago ha destacado que la energía nuclear, "con el apoyo de las renovables, asegura la garantía de suministro sin intermitencias, a un coste de generación competitivo y ponen freno de las emisiones de gases de efecto invernadero".

 

La energía nuclear "contribuye significativamente en la cesta energética de España", representando la mayor y el 21,2 por ciento del total generado por séptimo año consecutivo "gracias a la permanencia continuada de la red eléctrica de las centrales nucleares españoles".


Según Gago, los resultados obedecen a "una excelente operación y mantenimiento" de las siete centrales, que desde 2011 han visto incrementada al inversión, entre 30 y 40 millones por reactor, en "seguridad y modernización de equipos", por lo que el parque de las nucleares en España está "perfectamente preparado para seguir operando".

 

Al señalar la producción de unas y otras fuentes de energía, ha apuntado como en 2017 la producción hidráulica pasó del tercer al quinto lugar, para destacar el aumento de la producción con carbón y gas natural "aumento las emisiones de efecto invernadero".

 

El sector nuclear español, "con una fuerte vocación exportadora" a 40 países, genera unos 30.000 empleos, de los que la mitad son titulares superiores, y de estos el 80 por ciento con contratos indefinidos, representando 2.800 millones de euros del PIB.