El PP lamenta “el tiempo perdido” para adaptar a la ciudad a las medidas de circulación del Gobierno
Cyl dots mini

El PP lamenta “el tiempo perdido” para adaptar a la ciudad a las medidas de circulación del Gobierno

Señal de limitación de velocidad.

Por el equipo de Gobierno de Por Ávila.

El pasado 10 de noviembre, el Consejo de Ministros aprobó una serie de medidas de circulación a las que las ciudades deberán adaptarse de forma obligatoria en un plazo de seis meses. Entre esas medidas figuran la implantación de la llamada Zona 30 y la regulación del uso de los patinetes eléctricos en ciudad.

 

Son muchas las ocasiones en las que el Grupo Municipal Popular se ha interesado por estas cuestiones. Tal y como apunta Miguel Ángel Abad, portavoz popular en la Comisión de Presidencia, “llevamos meses insistiendo al equipo de Gobierno a adelantarse para regular esa materia. Nunca nos han hecho caso. De lo contrario, ahora ya habríamos tenido implantadas esas normas con tiempo de haber escuchado a los vecinos y colectivos, y no ahora que tenemos un plazo ya fijado por el Gobierno, lo que llevará a implantarlas deprisa y corriendo”.

 

28 de las 51 capitales de provincia ya cuentan con la regulación de la Zona 30. En el caso de la ordenanza de patinetes eléctricos, son incluso más. Es una lástima que, con la inacción de este equipo de Gobierno, Ávila, en esta cuestión igual que en muchas otras, se haya quedado en el furgón de cola”, comenta el concejal del PP en el Ayuntamiento abulense.

 

Zona 30

 

Durante la Comisión de Presidencia de junio, el Grupo Municipal Popular propuso ya la creación de una Zona 30 en la ciudad, un área con velocidad restringida a 30 km/h en aquellas calles del centro de Ávila que, por sus características morfológicas y/o por su uso peatonal intensivo, se verían muy beneficiadas en términos de seguridad. Tal y como explicában los populares “con ello se pretendía conseguir una ciudad más amable, agradable y segura, así como mejorar la convivencia entre los distintos usuarios de la vía pública (peatones y tráfico rodado), teniendo en cuenta que, además, implicaría disminución de la contaminación acústica y un impacto económico positivo, siguiendo así la senda de otras ciudades, como Pontevedra o Vitoria, que ya lo han implantado con buenos resultados”, destaca Abad.

 

La respuesta del presidente de la Comisión, José Ramón Budiño, fue que lo consideraba ‘bastante interesante’ y que ‘se estudiará con Policía Local’. Desde entonces, en diferentes órganos municipales, “hemos instado al equipo de Gobierno a iniciar los trámites para su implementación y determinación de su alcance, reuniendo como primer paso a los sectores que pudieran estar implicados (vecinos, empresarios...) para realizarse con el consenso y las aportaciones de todos los interesados, pero, a día de hoy, no tenemos constancia de que se haya llevado a cabo ninguna acción”.

 

Patinetes eléctricos

 

En cuanto a los patinetes eléctricos, en la Comisión de Presidencia de abril el portavoz popular recordó que ya hacía unos meses se había planteado el debate sobre este asunto, y la Presidencia comentó que se estaba estudiando una regulación común para todas las Ciudades Patrimonio, pero que se desconocía cuándo se podría acometer ese asunto.

 

Sin embargo, en mayo, aparecieron en medios de comunicación unas declaraciones del equipo de Gobierno en el que manifestaban que se estaba a la espera de la normativa estatal para regularlo. No obstante, en ese mismo mes, el Grupo Municipal Popular manifestó su sorpresa al saber que cerca de cien ayuntamientos de gran población y de régimen ordinario, y entre ellos alguno de Ciudades Patrimonio, ya habían aprobado una ordenanza al respecto, desarrollando y/o adaptando una instrucción de la Dirección General de Tráfico de diciembre de 2019, por lo que insistió en la necesidad de acometer dicha regulación a la mayor brevedad, para evitar problemas.

 

El asunto volvió a abordarse, por parte de los populares, en otros órganos municipales, como en la Junta de Gobierno Local del 18 de junio, pero la respuesta del alcalde fue que ‘lo conveniente es no precipitarse, sobre todo, en aras de garantizar la seguridad jurídica en su regulación y porque, hoy en día, esto no constituye un problema patente en la ciudad de Ávila, según indica la Policía Local’. Ante la inacción del equipo de Gobierno, con el paso de los meses, el Grupo Popular volvió a preguntar por el tema en la Junta de Gobierno Local del 16 de octubre, esta vez sin obtener respuesta alguna del primer edil.

 

Incluso, el procurador del Común de Castilla y León ha remitido distintas notificaciones al Ayuntamiento interesándose por la regulación municipal de los patinetes eléctricos en nuestra ciudad.

 

Por todo ello, Miguel Ángel Abad señala que “nos resulta curioso que, cada vez que hemos preguntado sobre los patinetes eléctricos en un órgano municipal, nos han dado una respuesta diferente, y a veces contrarias unas con otras. Eso sí, siempre han sido echando balones fuera, para no tener que mover un dedo, tal y como nos tienen acostumbrados. Al final, queda demostrado que han estado perdiendo el tiempo. Ahora nos va a tocar correr para adaptarnos a lo que nos pide el Gobierno, cuando podríamos haber estado preparados desde hace meses, si hubieran tenido un poquito de interés por el tema”.

Noticias relacionadas