El PP de Ávila reivindica “mejores planes para abordar la salud mental” que ayuden a prevenir el suicidio
Cyl dots mini

El PP de Ávila reivindica “mejores planes para abordar la salud mental” que ayuden a prevenir el suicidio

Salud mental.

Todos los días diez personas se quitan la vida en España

Con motivo del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, que se conmemoró el pasado día 10, responsables del PP de Ávila mantuvieron una reunión con familiares de afectados y expertos en Psicología y Sociología para conocer la situación en que se encuentran las personas que han tenido allegados víctimas del suicidio.

 

La senadora y coordinadora general, Patricia Rodríguez, y la vicesecretaria de Políticas Sociales, Ruth Pindado, abogan por “visibilizar esta lacra que se lleva la vida de diez personas en España todos los días, y de una persona en Castilla y León cada dos días”.

 

Como apunta Pindado, “desde el PP de Ávila reivindicamos una mejora en los planes que aborden la salud mental con una estrategia que ponga el enfoque en la persona de forma individual y con una atención psicológica especializada que apoye al individuo en su lucha por encontrar una salida”, al tiempo que recomienda que la ciudadanía “rompa con los tabúes sobre el suicidio y se empiece a desmitificar frases manidas como ‘quien amenaza con suicidarse solo quiere llamar la atención’, ‘quien piensa en suicidarse quiere morir’, ‘hablar del suicidio conduce a la conducta suicida’, o ‘para suicidarse hay que ser muy valiente’, pues todas ellas son falsas y solo llevan a no ejercer una prevención clara y eficiente que evite que estas cifras se repitan año tras año”.

 

La vicesecretaria popular sostiene que el suicidio es un fenómeno extremamente delicado y complejo en el que intervienen muchas causas, pero la realidad es una y muy dura: la persona que decide quitarse la vida no ha sabido o no ha podido encontrar otra salida. En cualquier caso, somos conscientes de que el suicidio no es culpa de nadie, pero si responsabilidad de todos”.

 

Para poner las cifras en contexto, ya antes de la pandemia los datos eran estremecedores y, aunque bajaron ligeramente durante el período de confinamiento, en los últimos meses un número significativo y cada vez mayor de personas expresaba su preocupación por la prevalencia de problemas de salud mental como el alto estrés, la ansiedad o la depresión, siendo el suicidio la primera causa de muerte violenta entre los ciudadanos.

 

“Hay muchos expertos que avisan de las señales claras y visibles que transmiten muchas de las personas que piensan en suicidarse, y ya hay datos y experiencias suficientes para actuar de forma preventiva y lograr revertir esa curva creciente que nos muestran las cifras, por lo que es el momento de actuar y evitar que el suicidio siga invisibilizado”, propone Pindado.

 

La crisis de la COVID-19 ha generado una alta inestabilidad e incertidumbre a corto plazo con un impacto vital muy relevante, además del estrés y el impacto emocional del confinamiento y la posible pérdida de seres queridos.

 

Según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, las personas jóvenes de entre 18 y 24 años son el grupo de edad que presentó más síntomas relacionados con ansiedad (34,6%) y depresión (42,9%) durante el confinamiento. Estas cifras suponen casi el doble que las del conjunto de la población.

 

Además, las tentativas de suicidio y autolesión en población infantil y juvenil han aumentado un 250 % a causa de la pandemia, según alerta el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid. Pero estos datos pueden extrapolarse al resto de franjas de edad y encontramos, según datos del INE, que durante 2020 se suicidaron en Castilla y León 228 personas, de ellas 176 eran hombres y 52 mujeres.

 

Además, se advierte de la gran vulnerabilidad de otro colectivo como es el de la población mayor, que no es tan visible en estos momentos por el fuerte impacto de la COVID-19 en ellos, pero del que se destaca que uno de cada dos que lo intenta lo consigue, frente a uno de cada 200 casos en adolescentes. Más de mil personas mayores de 70 años se suicidaron el año pasado en España.