El 'PARKING NO' de Comuneros tensa los nervios del alcalde

Los dos concejales y el alcalde, antes de la reunión.

¿Puede un alcalde encararse con un ciudadano que acude a una reunión? Por lo visto, sí. Pero lo que no sabíamos es que puede repetir el error de hacerlo y culminar con un nuevo desencuentro una reunión en la que sorprendieron algunos modos.

La oposición ciudadana al parking de Comuneros parece tener en vilo al alcalde de Salamanca. Al menos, así se desprende de los dos capítulos de alta tensión que ha protagonizado. El último, el pasado miércoles con 'enganchada' y expresiones que llamaron la atención de los asistentes por lo inapropiadas. Así le ha llegado a este rumorista, que se pregunta qué tiene esta protesta que tanto enerva a Fernández Mañueco.

 

No es la primera vez que los modos del alcalde le ponen en evidencia ante los vecinos de Comuneros. De hecho, durante la primera ronda de reuniones, este rumorista ya dio cuenta del 'desencuentro' que mantuvo con el secretario general de Aesco, Emilio Checa. Sin embargo, esta vez ha ido a más porque no solo ha sorprendido con un nuevo 'encontronazo' con una persona concreta, sino que ha sorprendido por la excesiva vehemencia en algunas de sus expresiones.

 

El hecho, según hemos podido saber, se produjo al terminar la reunión que el miércoles pasado mantuvieron una treintena de vecinos, comerciantes y representantes de la plataforma 'PARKING NO' de Comuneros con el alcalde. El encuentro se había hecho esperar durante cerca de cinco semanas y su convocatoria había estado precedida por numerosas concentraciones de los afectados, que se han manifestado todos los jueves hasta ahora, y de asambleas en las que los miembros de la plataforma han fijado su postura.

 

La reunión fue, de nuevo, larga y se alcanzó el acuerdo de crear una comisión con representación de todas las partes para tomar una determinación sobre el proyecto. Hasta ahí, todo correcto. Lo malo es que, según fuentes presenciales, durante el transcurso del encuentro el alcalde hizo referencia con un vocabulario bastante inapropiado a su capacidad para imponer el proyecto aprovechando su mayoría, vamos, que lo haría por sus 'santos atributos'; y también a la posibilidad de tomar medidas para erradicar la segunda fila de la avenida de Comuneros, una práctica habitual entre clientes y comerciantes. Las expresiones utilizadas sorprendieron mucho a los asistentes, que no encontraban mucha explicación a que un alcalde usara determinadas palabras ante ciudadanos, por mucho que la reunión fuera a puerta cerrada.

 

Lejos de acabar ahí, la tensión se disparó y Fernández Mañueco repitió el enfrentamiento que tuvo meses atrás. Esta vez fue, según ha podido confirmar este rumorista, con el representante de FEVESA, Chema Collados, parte activa de la plataforma ciudadana contra el parking. Según fuentes presenciales, al terminar la reunión, y todavía dentro del Ayuntamieto, el activista vecinal fue a felicitar a Fernández Mañueco por el acuerdo y en lugar de un saludo se encontró con varias preguntas en tono airado sobre la representatividad de FEVESA y su presencia en la plataforma de Comuneros. Las mismas fuentes han podido confirmar que la discusión fue a más a pesar de los intentos por reconducirla y que, finalmente, el alcalde tuvo que ser apartado por uno de sus concejales y el representante vecinal, por un miembro del gabinete de Fernández Mañueco. Todo ello, ante la mirada atónita de algunos asistentes que todavía estaban en las cercanías.

 

Será que la legislatura ha salido huérfana de grandes proyectos y que hay 'mono' de inauguraciones, y que la postura de los vecinos del primer tramo de Comuneros ha sorprendido por lo firme y, especialmente, por su sentido negativo hacia el proyecto. Pero el caso es que cuesta entender qué es lo que pone tan nervioso al alcalde: es solo un grupo de ciudadanos que no ve con buenos ojos una obra que no llega ni en el momento ni al lugar adecuados por muchos motivos.