El pájaro sudamericano en peligro de extinción que pone en tela de juicio asunciones sobre la evolución
Cyl dots mini

El pájaro sudamericano en peligro de extinción que pone en tela de juicio asunciones sobre la evolución

Capuchino canela dentro del hábitat que comparte con el capuchino Iberá

Un pájaro en extinción descubierto hace unos años en América del Sur, el capuchino Iberá, siguió un camino evolutivo muy raro para existir y a un ritmo mucho más veloz que la mayoría de especies.

Al comparar esta ave con un vecino estrechamente relacionado (el capuchino canela) en el mismo grupo (Sporophila), los investigadores determinaron que la mezcla genética de variaciones existentes, en lugar de nuevas mutaciones aleatorias, trajo esta especie a la existencia, y sus propios comportamientos los mantienen separados.

 

Esta especie es uno de los dos únicos ejemplos conocidos en todo el mundo que han recorrido este camino, desafiando las suposiciones típicas de cómo se forman las nuevas especies.

 

"Uno de los aspectos de este artículo que lo hace tan genial es que pudimos abordar esta cuestión de cómo los capuchinos Iberá se formaron desde múltiples perspectivas diferentes", dijo en un comunicado Sheela Turbek, estudiante de posgrado en ecología y biología evolutiva en la Universidad de Colorado Boulder y autora principal del estudio, publicado en Science.

 

"No solo recopilamos datos sobre el terreno sobre quiénes se aparearon entre sí y la identidad de su descendencia, sino que también generamos datos genómicos para examinar qué tan similares son estas dos especies a nivel genético. Luego, ampliamos el foco donde encaja el capuchino Iberá en el contexto del grupo capuchino más amplio".

 

"Muchos estudios abordarán uno de estos aspectos o preguntas, pero no combinarán todas estas diferentes piezas de información en un solo estudio".

 

Los Sporophila son un grupo de pájaros cantores de evolución reciente que se encuentran en toda Sudamérica y que se está ramificando rápidamente, con muchas de sus especies en las primeras etapas de evolución. Esta familia es mejor conocida por la variación dramática con los machos en términos de canciones y color del plumaje, mientras que las hembras son en gran parte indistinguibles incluso para los investigadores más familiares.

 

El capuchino Iberá, el miembro más reciente de esta familia, fue descubierto por primera vez en las praderas remotas y pantanosas del Parque Nacional Iberá en el norte de Argentina en 2001, y luego descrito en la literatura científica en 2016.