El pago de peaje en autovías: cómo empujar a 21.000 salmantinos a las carreteras más peligrosas
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

El pago de peaje en autovías: cómo empujar a 21.000 salmantinos a las carreteras más peligrosas

Expertos creen que el peaje en las autovías gratuitas derivará tráfico a las secundarias: la alternativa a los principales trayectos con Zamora, Madrid, Valladolid o Cáceres son carreteras con numerosos tramos de riesgo que se complicarán si aumenta la circulación en ellas para no pagar.

Peajes en un tramo de autovía de Portugal próximo a la frontera de Salamanca. Foto: Ical

El plan, admitido por el Gobierno, de financiar el mantenimiento de la red viaria por la vía de nuevos ingresos ha puesto en alerta a los conductores. El motivo, que esa idea se ha asociado siempre al pago de algún peaje 'blanco' o encubierto por usar las autovías que ahora son gratuitas. Habría que ver cómo, pero el modelo podría ser similar al de las autovías portuguesas de pago, con un sistema electrónico como el de la imagen de esta información. La propuesta, que el Ejecutivo incluye en su plan para justificar las ayudas de Europa, tiene que desarrollarse y todavía falta saber la cuantía y el método, pero sí se sabe que lo asumirían los usuarios, es decir, los conductores que circulan por ellas. Es una cuestión en la que esta vez están en juego la economía y la propia seguridad.

 

Eso presenta un doble escenario. Por un lado, el ya conocido de un nuevo coste. La patronal de las obras públicas lleva años pidiendo el pago de un peaje para que revierta en obras de conservación, y hasta le ha puesto cifra: entre 0,09 y 0,19 euros por kiómetro. El otro escenario es más novedoso y tiene que ver con la seguridad vial. Ha surgido con la denuncia de una asociación tan prestigiosa como RACE: cobrar en las autovías empujaría a miles de conductores a otras alternativas para no pagar. Hay una relación entre el peaje en autovía y los riesgos viales.

 

Pero, ¿unos pocos euros pueden espantar a conductores? Según el RACE, tres de cada cuatro conductores se oponen a pagar bajo ningún concepto, y ocho de cada diez optarían siempre o en ocasiones por otras alternativas para no pagar. Eso lleva a las carreteras secundarias, escenario del 78% de los accidentes.

 

En el caso de Salamanca, eso llevaría a cambiar las principales autovías por carreteras nacionales llenas de rotondas, travesías y que, en muchos casos, trayectos imposible de completar porque han sido sustituidos por las autovías y circunvalaciones más recientes. Un riesgo que tendrían que correr miles de conductores: hasta 21.000 trayectos al día concentran las principales rutas de los salmantinos por carretera.

 

Salmantinos en carretera

Hace unos meses que el Ministerio de Fomento monitorea los viajes de los españoles gracias a los datos de la telefonía móvil. Sabemos cuáles son los principales desplazamientos de los salmantinos y que estos se producen, además, mayoritariamente en coche. Son viajes a destinos unidos por autovía con la capital, en los que las otras opciones (tren) son muy minoritarias. Responden a la conectividad con las ciudades protagonistas para estudios, relaciones familiares o negocios, así que son desplazamientos que se seguirían haciendo.

 

Según los datos que maneja, Madrid, Valladolid, Ávila, Cáceres y Zamora, por este orden, son los principales destinos de los viajes que hacen cada día los salmantinos. En un día punta, como un domingo de octubre, se pueden sumar más de 11.000 viajes a Madrid, 4.200 a Valladolid, más de 3.000 a Ávila y Cáceres o 2.900 a Zamora.

 

La cifra final oscila entre los 24.000 y los 34.000 desplazamientos, según si se celebran en lunes o sábado (el día de más trayectos), y está tomada de los datos registrados durante un mes de octubre. En cuanto al modo de viaje, llama la atención la primacía absoluta de la carretera. De los más de 11.000 viajes del día de más viajes a Madrid, solo 900 se hacen en tren y el resto, por carretera. A Ávila van en tren solo 78 salmantinos, y a Segovia, 18, de un total de 3.400 y 800, respectivamente. A Valladolid llegan en tren 200 de los 4.300 salmantinos que se desplazan a pucela. Si se seleccionan los datos del mes de julio (corresponden a 2017) se comprueba que el número de viajeros salmantinos a las Baleares en avión oscila entre 23 y 84.

 

Con estos datos, sabemos que estos seis destinos principales corresponden con cuatro trayectos en por carretera en los que hay autovía: Madrid (por Ávila y Segovia), Zamora, Cáceres y Valladolid. Si se empiezan a cobrar peajes en ellas, muchos conductores tendrán que elegir entre pagar una cantidad o buscar alternativas. Y esto último lleva a las nacionales.

 

Las carreteras más peligrosas

Las nacionales que conectan Salamanca con Zamora, Valladolid, Madrid, Cáceres o Ciudad Rodrigo cuentan con numerosos tramos de riesgo. Un 11% de las carreteras de la provincia tienen tramos en los que tenemos una alta probabilidad de sufrir un accidente, según los datos del estudio EuroRapp. Una de ellas es la N-630, la nacional con más tramos peligrosos donde ya se han producido accidentes: la mayoría de sus kilómetros se encuentran en las provincias de Asturias, León, Zamora, Salamanca, Cáceres, Badajoz y Sevilla.

 

Aunque la situación ha mejorado en los últimos años, la provincia conserva tramos peligrosos en varias nacionales. El de mayor riesgo, en la N-501, la antigua nacional con dirección Ávila y Madrid, que tiene un tramo en negro, el máximo nivel. También hay tramos de alto riesgo en la N-620 camino de Ciudad Rodrigo y Portugal. Estas tres nacionales concentran la totalidad de los tramos de más riesgo de accidente en Salamanca según todos los estudios. 

 

El hipotético incremento de tráfico rodado en estas carreteras pueden incrementar esta peligrosidad. Según el RACE, el tráfico se derivará a carreteras secundarias, algunas con déficit de mantenimiento y conservación, y los conductores estarán más expuestos a la posibilidad de sufrir un accidente de peores consecuencias. 

 

Así es. Muchas de estas vías ya no admiten una alta intensidad de tráfico y una mayor circulación podría incrementar la posibilidad de accidentes porque tienen cruces a nivel, travesías, rotondas, entradas a fincas rurales...

Noticias relacionadas