El padre Enrique Santayana: "La Universidad no puede dejar a un lado la pregunta sobre Dios"
Cyl dots mini

El padre Enrique Santayana: "La Universidad no puede dejar a un lado la pregunta sobre Dios"

Padre Enrique Santayana, Congregación del Oratorio de San Felipe Neri.

Lo ha dicho en la Cátedra John Henry Newman de la Universidad Católica de Ávila.

La Cátedra John Henry Newman de la Universidad Católica de Ávila (UCAV) ha organizado su primera conferencia titulada «S. John H. Newman. La Victoria de la conciencia» e impartida por el padre Enrique Santayana de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri.

 

Más de cien personas han asistido a esta conferencia llevada a cabo e manera virtual, en la que el P. Enrique Santayana ha destacado la iniciativa de la UCAV por resaltar la figura de Newman con esta conferencia y la creación de una Cátedra que lleva su nombre: “Me parece que la Universidad no puede dejar a un lado la pregunta sobre Dios. Dicha pregunta está directamente relacionada con la vida que se abre ante el hombre como una posibilidad para su libertad. Lo quiera o no, el hombre elige meta y camino, y la luz que el conjunto de las ciencias pretenda ofrecer -o pretenda dejar de hacerlo- implica una respuesta a la pregunta sobre Dios. La pregunta sobre Dios es la encrucijada decisiva de la razón y de la libertad humana”.

 

“Se ha impuesto el dogma del relativismo. Newman lo combatió de frente cuando se manifestaba en el interior del mundo cristiano en la forma del liberalismo religioso. Lo combatió desde los 32 años hasta los 89, primero como pastor anglicano y profesor de Oxford y luego como sacerdote católico. No era una lucha ideológica sino una lucha por aquello que hace al hombre grande”, ha expuesto el P. Enrique Santayana en su intervención.

 

Ponencia

 

La ponencia se ha centrado en tres momentos claves de la vida de Newman: su primera conversión –breve, pero definitivo proceso que sufre a los 15 años-, su conversión al a Iglesia Católica –desarrollada entre los 38 y 44 años-, y el de la gestación de una de sus obras maestras, la titulada Apologia pro vita sua. Una obra que puso fin a seis años de oscuridad y fue publicada por fascículos a lo largo de varios meses en 1864.

 

De esta manera, el P. Enrique ha analizado cómo John Henry Newman fue fiel a su conciencia a lo largo de las diferentes etapas de su vida, llevándole siempre a moverse en “pos de la verdad”.

Noticias relacionadas