El MMT Seguros cede el derbi de las 'trincheras' ante el Atlético Valladolid

Carlos Calle intenta parar un lanzamiento del Atlético Valladolid. Foto: F. Oliva
Ver album

El Atlético Valladolid se impone 23-25 y priva al MMT Zamora de dos puntos que le hacen falta como el comer en un partido a cara de perro decidido con polémica.

MMT SEGUROS: Calle, Octavio, Mouriño, Adrián, Ceballos, Fafa, Guille; Abalós, Fernando, Jortos, Peli, Jaime, Iriarte, Posado (p.s.).

 

ATLÉTICO VALLADOLID: Javi Diaz, Fernando Hernández, Gonzalo, Víctor, Nico, Garza. Roberto; Adrián, Serdio, Miguel Camino, Diego Camino, César Pérez (p.s.), Rubén Ríos.

 

ÁRBITROS. Peñaranda y Yagüe. Excluyeron a Abalós, Mouriño y Adrián del MMT Seguros y a Garza, Rubén Ríos y Gonzalo del Atlético Valladolid.

 

INCIDENCIAS. Partido de Liga Asobal disputado en el pabellón Ángel Nieto de Zamora ante unos 1.500 espectadores.

El MMT Seguros ha perdido esta tarde en Zamora en el derbi con el Atlético de Valladolid en un choque que ha hecho honor a lo que se espera de un encuentro de máxima rivalidad. El encuentro ha sido tremendamente peleado e igualado, y se ha decidido en los últimos minutos cuando los 'guerreros de Viriato' han cedido ante algunas decisiones arbitrales polémicas y también a muchos minutos de balomano de máxima intensidad. Como bien ha definido el técnico pucelano, el encuentro se ha decidido en las trincheras de los 6 metros en una lucha titánica entre los pivotes y con alguna decisión arbitral cuestionable que ha otorgado balones clave al Atlético Valladolid.

 

El MMT Seguros llegaba necesitado de puntos y sabedor de que es en su cancha del Ángel Nieto donde tiene que sumar más. La ocasión no era desdeñable, porque el Atlético Valladolid está haciendo una gran temporada, pero piensa más ya en la Copa que en una Liga donde lo tiene casi todo hecho.

 

La primera parte ha sido de tanteo, poco fluida, pero el MMT ha llevado la voz cantante al haber ajustado antes sus mecanismos. Más acertado en defensa, con Carlos Calle activado en la meta y Adrián muy activo en ataque, no obstante el Atlético ha logrado enjugar una ventaja que fue de dos tantos para llegar 13-13 al descanso.

 

En la reanudación los dos equipos estaban ya más entonados y empezó una auténtica batalla en la que cada balón, cada ataque y cada defensa se jugaban como la última. El Atlético logró ponerse por delante 18-19, pero el Balonmano Zamora todavía tuvo energía y arrestos para responder camino de un final de partido agónico. Para entonces, la lucha en el pivote ya tenía categoría de batalla mientras los dos equipos, sabedores de sus respectivos potenciales en los extremos con Fernando Hernández en los pucelanos o Ceballos en los zamoranos, cerraban bien las esquinas.

 

La pelea era encarnizada y ambos equipos estuvieron durante minutos sin ver puerta en un partido de brega más que de balonmano brillante. El esfuezo era titánico, especialmente por los zamoranos, que se jugaban mucho y veían como el Atlético tomaba una ventaja de dos goles muy peligrosa. Octavio rindió el alma con un golazo de cadera que ponía el 23-24, su octavo gol. Además del central, Jortos había llevado el peso en la faceta que más le cuesta a los zamoranos. Diego Camino, que ingresó en la segunda parte, y especialmente el pivote Serdio minaron la resistencia 'viriata'. Y un par de decisiones controvertidas de los árbitros, que no vieron sanciones en acciones contra la defensa zamorana, terminaron por dobletar a los zamoranos.

Noticias relacionadas

Comentarios

Toro 25/03/2018 12:26 #1
¿Decisiones finales controvertidas? Esta crónica me parece un tanto sesgada.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: