El legado de Antonio Molinero Pérez, al descubierto

Exposición en memoria de Antonio Molinero Pérez. Foto: Nicolás García.

Una exposición del famoso arqueólogo abulense muestra algunos documentos de su carrera, pertenecientes a un completo archivo de más de 20.000 documentos entre fotografías, actas y dibujos técnicos

La Sala de Exposiciones de la Diputación Provincial de Ávila albergará hasta el próximo 31 de agosto una muestra con los mejores recuerdos del desaparecido Antonio Molinero Pérez, una de las figuras más representativas de la arqueología de la provincia de principios del siglo veinte. Molinero Pérez fue responsable de dar a conocer buena parte del patrimonio histórico que alberga en la actualidad  nuestros museos provinciales, además de ser uno de los precursores que sacaron a la luz piezas procedentes de la época de la Edad del hierro y de la época visigoda.

 

Aunque ya en su faceta de más apogeo como arqueólogo, cuya profesión desarrolló entre Ávila y Segovia siendo comisaria de distintas exposiciones entre 19411 y 1959, se le atribuyen las famosas excavaciones de El Raso y del Castro de la Mesa de Miranda dentro del municipio de Chamartín. Antonio Molinero Pérez, aunque trabajó como arqueólogo toda su vida, era veterinario de profesión y “se encargaba de tener una relación muy fluida con la gente de los pueblos que le cedía piezas que en sus campos habían encontrado y que alimentan los museos provinciales de Ávila y Segovia”, según Juan Pablo López, representante de la organización Terra Levis.

 

En este sentido se pone de relieve esta exposición, donde explica la meticulosidad de Antonio Molinero a la hora de trabajar, y donde se exponen algunos documentos de su carrera pertenecientes a un completo archivo de más de 20.000 documentos entre fotografías, actas y dibujos técnicos relacionados con la arqueología y también a nivel personal.