El juzgado Contencioso Administrativo de Ávila anula el despido del gerente del Ecyl cesado en 2020
Cyl dots mini

El juzgado Contencioso Administrativo de Ávila anula el despido del gerente del Ecyl cesado en 2020

Juzgado de lo contencioso-administrativo de Ávila.

Contra esta sentencia cabe recurso de apelación ante el TSJ de Castilla y León.

El Juzgado de la Contencioso Administrativo de Ávila ha ordenado que se reponga en su puesto de gerente provincial del Servicio Público de Empleo de Ávila a Francisco Javier Luis Jiménez, cesado el pasado 29 de junio por decisión de la consejera de Empleo e Industria de la Junta de Castilla y León, Carlota Amigo, alegando “pérdida de confianza”, decisión que también afectó a los mismos cargos de las provincia de Salamanca, León, Valladolid y Burgos.

 

En una sentencia firmada por la magistrada María Isabel Jiménez Sánchez, se estima el recurso de reposición interpuesto por Francisco Javier Luis Jiménez contra la orden de 29 de junio de la Junta de Castilla y León, por la que se dispone el cese del recurrente en el puesto de trabajo de Gerente Provincial del Servicio Público de Empleo de Ávila, declarando “no conformes, ni ajustadas a derecho la actuación y resolución administrativas impugnadas”.

 

Además, la sentencia impone que se reponga y nombre al funcionario recurrente en la plaza que venía desempeñando de Gerente Provincial del Servicio Público de Empleo de Ávila, debiendo serle abonadas las diferencias retributivas del importe de salarios dejados de percibir por cualquier concepto”.

 

En los fundamentos de derecho de la sentencia, se considera que “la motivación aducida por la resolución recurrida para justificar la pérdida de confianza es una motivación formal que no responde a las exigencias concretas que justificarían poder decretar el cese del recurrente.

 

Se desconoce, porque no se dice, ni determina, qué falta en el perfil del recurrente que le impida ser un funcionario con los méritos y la capacidad necesaria para seguir desempeñando un puesto que lleva tiempo desempeñando y que no ha visto modificadas sus funciones”.

 

También se hace constar en la sentencia que “la resolución administrativa carece de la motivación necesaria, puesto que no explica cuáles serían las aptitudes o capacidades profesionales que en su momento sirvieron para nombrar al recurrente y que con el paso del tiempo habría perdido o, en su caso, no las hubiese desempeñado de manera adecuada o correcta como también que, ante un supuesto cambio de las funciones o características del puesto, el recurrente haya dejado de tener las capacidades y aptitudes que exigiría el nuevo desempeño”.

 

“Por ello”, dice la sentencia, “esa falta de concreción en la motivación determina que la decisión adoptada no traspase los umbrales necesarios de la legalidad con los que eludir la sensación que transmite de que se persigue un fin distinto al que motiva el cese”.

 

Para la magistrada, “si el recurrente llevaba varios años desempeñando el puesto adecuadamente, no se comprende que se justifique el cese por pérdida de la confianza profesional de la autoridad superior sobre el afectado, ligada al mérito y capacidad”, llegando a la conclusión de que “la resolución por la que se dispone el cese del recurrente no recoge ni una sola razón que permita inferir que el recurrente no sea idóneo para continuar desempeñando el puesto para el que fue nombrado por libre designación”. Contra esta sentencia cabe recurso de apelación ante el TSJ de Castilla y León.

Comentarios

Cada uno en su sitio 23/05/2021 13:14 #1
Los de ciudadanos hicieron lo mismo que los socialistas con Pérez de Los Cobos pero la justicia les ha puesto en su sitio

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: