El IPC de enero: El gasto energético penaliza la inflación y los costes empresariales

El IPC en Ávila durante el mes de enero ha descendido un 0,4 por ciento, ligeramente por debajo de las disminuciones a nivel regional (-0,6%) y nacional (-0,5%). Sin embargo, la variación interanual en la provincia ha registrado un aumento del 3,3 por ciento, una subida próxima a las que han tenido lugar en Castilla y León (3,4%) y España (3%).

El principal incremento de los precios en Ávila ha estado vinculado a la energía, la electricidad y los combustibles. Todos conocemos las fluctuaciones que está experimentando el sector energético, vinculadas a la compra de electricidad, el parón nuclear, etc. Estos costes, por otra parte, además de suponer un incremento del 3,3 por ciento en el IPC de Ávila en enero, penalizan los costes fijos de las actividades empresariales, más aún si se trata de procesos productivos.

 

En el lado contrario de la balanza están el tejido y el calzado, que bajan en enero un 13,9 por ciento debido, en gran medida, a la temporada de rebajas.

 

Desde CONFAE se señala que la actividad económica es sensible a las fluctuaciones excesivas en los precios, más aún si influyen en los costes de explotación. Desde los foros económicos se entiende que debemos tender a crecimientos moderados y sostenibles, coherentes igualmente con el crecimiento de la economía y del PIB que vaticinan distintas fuentes oficiales para 2017.