El hombre que se dedicó a pinchar las ruedas de más de 50 camiones en la AP-7 es un mosso d'esquadra

Peaje de la AP-7

El Juzgado de Instrucción 1 de Granollers ha prorrogado la detención del agente de los Mossos d'Esquadra que presuntamente causó pinchazos a una cincuentena de camiones en la autopista AP-7.
 

Los Mossos d'Esquadra detuvieron a un hombre por presuntamente estar implicado en los pinchazos a una cincuentena de camiones en la autopista AP-7 el 1 y 5 de diciembre.

 

El mosso, que había sido trasladado a dependencias judiciales la mañana de este miércoles, estaba destinado al Área Penitenciaria de la policía catalana, la que se encarga de la vigilancia en las prisiones y del traslado de reos, y llevaba desde septiembre de baja. La División de Asuntos Internos (DAI) de la policía catalana ha abierto un expediente a este mosso, de 51 años y vecino de Montmeló (Barcelona), y ha adoptado como medida cautelar la suspensión de funciones.


Según han informado la policía catalana en un comunicado, los investigadores de la Unidad Operativa de Movilidad han determinado que los sabotajes en esta autopista fueron intencionados tras abrir una investigación.

 

Los investigadores concluyen que el detenido, que actuó solo, cometió los hechos de manera intencionada y premeditada, causando daños a unos cincuenta camiones, principalmente pinchazos en las ruedas.

 

La investigación continúa abierta para aclarar los motivos por los que actuó este individuo, que pasara a disposición judicial en las próximas horas.

 

El primer caso ocurrió el pasado 1 de diciembre cuando varios objetos metálicos que aparecieron en la calzada pincharon las ruedas a 13 camiones, lo que causó complicaciones en esta arteria viaria. Esta acción fue sobre las cuatro de la madrugada de ese día y afectó entre el kilómetro 136 y 149 en sentido sur.

 

En un primer momento se creyó que los pinchazos en las ruedas se produjeron debido a que otro camión que llevaba piezas metálicas ha perdido parte de la carga en la calzada.

 

El segundo, con 30 camiones afectados, ocurrió el día 5 y ya se abrió una investigación al sospechar de que podía tratarse un sabotaje.

 

Recibieron un aviso sobre las 1.00 horas por que una treintena de camiones habían sufrido pinchazos en las ruedas en dicha autopista a su paso por la provincia de Barcelona, en las comarcas del Vallès Oriental y el Vallès Occidental.

 

La presencia de los camiones en el arcén, todos en sentido sur, generó complicaciones viarias a lo largo de la madrugada y la mañana en municipios como Montmeló, Cerdanyola del Vallès y Sant Cugat del Vallès, llegando a acumulares seis kilómetros de retenciones.