El Gobierno, reunido para implantar el estado de alarma pero no será como en marzo, ¿qué diferencia hay?
Cyl dots mini

El Gobierno, reunido para implantar el estado de alarma pero no será como en marzo, ¿qué diferencia hay?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), preside la reunión del Consejo de Ministros en Moncloa, en Madrid (España), a 25 de agosto de 2020.

El estado de alarma que viene no será un confinamiento como el de marzo. 

El Consejo de Ministros extraordinario que va a declarar de nuevo en España el estado de alarma para hacer frente a la pandemia de coronavirus ha arrancado este domingo pocos minutos después de las 10.00 horas, después de que hasta once gobiernos autonómicos (siete del PSOE y ninguno del PP) hayan pedido que se apruebe este instrumento, con el objetivo de tener cobertura jurídica suficiente para endurecer las restricciones de movilidad.
 

Pero este estado de alarma que viene no será idéntico al que se declaró el pasado mes de marzo y se alargó durante tres meses. El Gobierno central no quiere una situación como la de marzo, ya que no se puede permitir otra paralización casi total de la economía en España. Pedro Sánchez ha dejado claro que se deben adoptar las medidas necesarias para frenar los contagios "causando el menor daño posible a la economía y las menores restricciones posibles para la libertad".

 

La idea es solamente pararse en el estado de alarma para "restringir la movilidad", especialmente la nocturna. "Nadie, ni las comunidades, ni los gobiernos municipales, ni el Gobierno de España, tiene ningún interés en más limitaciones que las que resulten imprescindibles, pero los próximos meses serán duros, muy duros", señaló Sánchez en su declaración institucional del viernes.

 

Por ahora, añadió, la situación "no es comparable al 14 de marzo", cuando el Gobierno se vio "obligado" a decretar el confinamiento domiciliario a nivel nacional. 

 

Una vez aplicado el estado de alarma en todo el territorio según un texto de mínimos redactado por la vicepresidente Carmen Calvo y el ministro de Sanidad Salavador Illa, serán los presidentes de las Comunidades Autónomas los que deban decidir en cada una de ellas hasta donde llegan las limitaciones y restricciones de manera que pueden ser más 'duras' en unas zonas que en otras dependiendo de la situación sanitaria. 

 

La intención es que este estado de alarma vaya más allá de 15 días.