El Gobierno decide ahora suspender la regla de gasto para que los Ayuntamientos usen su superávit

La ministra Portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero

De esta manera los Ayuntamientos puedan disponer de su superávit de los años 2018-2019.

El Gobierno ha decidido adoptar esta medida después de que el Congreso tumbara el pasado jueves el decreto ley que recogía el acuerdo con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para la cesión al Estado de los remanentes municipales.

 

El Gobierno pone así fin a la regla de gasto para los ayuntamientos españoles, una herramienta de control presupuestario llamada a evitar desfases con respecto a los ingresos en el ámbito local. 

 

Montero ha justificado esta medida para los ayuntamientos a una situación de "urgente y de extrema necesidad" en el país a causa del coronavirus: "Estamos intentando que accedan en condiciones legales a esos recursos, ahora que es cuando se necesitan". 

 

El cálculo es que la nueva norma tendrá un impacto de más de 3.000 millones de euros, gracias a entregas a cuenta y liquidaciones por valor de casi 1.500 millones, la mencionada suspensión de la regla de gasto -el decreto tumbado la semana pasada ya abogaba por ello- y la una presentación de "mejores condiciones financieras a los ayuntamientos con problemas".

 

Ahora los ayuntamientos podrían prorrogar para 2020 el uso del superávit de 2019 para financiar inversiones financieramente sostenibles y se permitiría concluir en 2021 los proyectos de inversiones financieramente sostenibles iniciados en 2019, financiados con superávit de 2018. Además, los municipios que prevean equilibrio presupuestario en el presente año, podrían servirse del superávit de 2019 para financiar su gasto.