Cyl dots mini

El furtivismo centra la reunión de las administraciones con la Guardia Civil y alcaldes de la Moraña

A la cita de Arévalo, en la mañana del lunes, han acudido sesenta alcaldes de la comarca con el objetivo de recibir información sobre las novedades organizativas por el cambio de sede de la primera compañía de la Guardia Civil, que ha pasado de Ávila capital a la villa morañega.

 

No obstante, el asunto que ha concitado el mayor interés de los asistentes ha sido el del furtivismo, sus efectos perjudiciales en los campos sembrados y, también, para los ocasionados a los dueños de los cotos. Los alcaldes se quejan de la existencia, incluso a pleno día, de vehículos todoterreno que, en los movimientos para entrar o salir de los cotos, arrasan con las recientes plantaciones.

 

Demandan también más seguridad para las construcciones de uso agrícola que no se emplean como residencia, sino como sitio para depositar maquinaria y otros utensilios para labores en el campo. Igualmente, hay propietarios de galgos que los dejan allí y que a la mañana siguiente descubren que han desaparecido.

 

La Guardia Civil, a través del teniente coronel, ha expresado la necesidad de avisar al 062 de cualquier presencia extraña en el campo. Son casos similares a los de otros años en cuanto a su número, aunque se advierte en la actualidad un cierto aumento de estos delitos. Por otra parte, el delegado de la Junta en Ávila ha informado de que ya existen varios expedientes abiertos por estos hechos.

 

La jornada se ha celebrado en la Casa del Concejo, con la presencia de la subdelegada del Gobierno, el delegado territorial de la Junta, el vicepresidente de la Diputación, el alcalde de Arévalo y el teniente coronel de la Guardia Civil.

 

En la apertura del acto, la subdelegada María Ángeles Ortega hizo una especial mención a la violencia contra las mujeres. Realizando un llamamiento a los alcaldes para la rápida asistencia a cualquier solicitud de ayuda en sus municipios o ante indicios de malos tratos a mujeres, y para que de inmediato se dé aviso de ello a la Guardia Civil o a la Policía Local si la hubiere. Esta mención está relacionada con el lugar y el tiempo de uno de estos casos, ya que fue en noviembre cuando un hombre mató a su pareja en Arévalo.

 

Asimismo, la subdelegada ha incidido en que estas reuniones con los alcaldes de diversas comarcas se hacen con el fin de disminuir la criminalidad en las zonas rurales y mejorar la seguridad ciudadana en ellas.