El FC Barcelona sigue con su suicidio colectivo en Euroliga

El conjunto culé se complica la vida para estar en los 'play-offs', ya que los lituanos les adelantan en la clasificación al sumar su tercera victoria seguida gracias al acierto de un excelso Lukas Lekavicius.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ZALGIRIS KAUNAS: Pangos (2), Westermann (8), Ulanovas (17), Jankunas (15), Lima (4) --cinco inicial--; Lekavicius (17), Seibutis (-), Motum (8), Javtokas (-), Milaknis (14), Kavaliauskas (4).

 

FC BARCELONA LASSA: Rice (12), Koponen (12), Perperoglou (7), Doellman (11), Faverani (11) --cinco inicial--; Claver (5), Navarro (17), Vezenkov (6), Peno (2), Diagne (-), Tomic (2).

 

PARCIALES: 18-24, 21-14, 22-23 y 28-24.

 

ÁRBITROS: Belosevic (SER), Latisevs (LET) y Hordov (CRO). Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Zalgirio Arena, 12.347 espectadores.

El FC Barcelona Lassa ha perdido este 2 de febrero ante el Zalgiris Kaunas (89-85) en el Zalgirio Arena en la jornada 21 de la Fase Regular de la Euroliga y con esta octava derrota consecutiva lejos del Palau Blaugrana pierde todavía más enteros y se complica la vida para estar en los 'play-offs', ya que los lituanos les adelantan en la clasificación al sumar su tercera victoria seguida gracias al acierto de un excelso Lukas Lekavicius.

 

Con el 92-86 que logró el Barça Lassa en el Palau Blaugrana en el duelo de la primera vuelta, y el resultado de esta noche, por lo menos el equipo de Georgios Bartzokas retiene el 'basket average' contra el Zalgiris. Pero los lituanos no sólo se ponen un triunfo arriba (9-12 por 8-13 del Barça) en la tabla sino que han ganado energía e ilusión para seguir luchando mientras que el Barça, en el polo opuesto, sigue hundiéndose a todos los niveles.

 

Los blaugranas han llegado a unos 85 puntos a domicilio que hacía tiempo que no se veían pero no ha sido suficiente para tumbar un Zalgirio Arena que ha visto a su equipo sumar cuatro puntos más que el rival para obtener un triunfo que era clave, vitalicio, para ambos. Así, de este pulso sale reforzado el equipo de Sarunas Jasikevicius y herido un Barça Lassa que lleva tres derrotas seguidas y, mirando los duelos fuera, son ya ocho los tropiezos en línea.

 

Una mala racha, de las peores de la entidad y de las que ha visto esta Euroliga, que llega en el peor de los momentos. El Barça tiene opciones de estar en los 'play-offs', pues quedan 9 jornadas y cinco partidos en el Palau Blaugrana, pero se ha complicado la vida cuando tenía en su mano dar un golpe de autoridad y ganar en ánimos, en la buscada química y en la necesitada estabilidad.

 

Quizá el aspecto positivo ha sido ver a Juan Carlos Navarro volver a tener peso en el ataque de su equipo. El capitán se fue a los 17 puntos para liderar el aspecto ofensivo aunque el mejor de los blaugranas fue Vítor Faverani, que se lució en la pintura en los mejores momentos del Barça y acabó tapado por un Ante Tomic que valoró pero no anotó. Así, al final, el peso lo llevaron Rice y Navarro porque el juego interior no pudo dar puntos con Faverani, más acertado, en el banco.

 

Y es que el Barça llegó a llevar la iniciativa y lo hizo en un principio de partido que hizo soñar a los blaugranas. El triple de Claver al final del primer cuarto, antes de que sus molestias le impidieran seguir jugando, daba al Barça una máxima de 6 puntos (18-24) que no pudo retener cuando los Edgaras Ulanovas y sobre todo Lukas Lekavicius, ambos con 17 puntos, empezaron a sumar junto a Paulius Jankunas (15) o Arturas Milaknis (14).

 

El acierto del Zalgiris en tiro de dos, el mayor dominio en el rebote y de nuevo estar más finos en el apartado de recuperaciones y pérdidas dio el triunfo a los locales. De hecho, el Barça dilapidó sus opciones cuando en el último cuarto, cuando debía tirar de orgullo y experiencia, perdió justamente Navarro un balón que acabó en una contra fácil de Westermann para poner un duro 84-76, la máxima de los lituanos.

 

Pese a un parcial de 3-9 que metió al Barça en una lucha de tú a tú, malas decisiones y el acierto en los tiros libres del Zalgiris acabó por secundar un triunfo que se avecinaba para los lituanos, que en casa y en marcadores ajustados no suele fallar. Y menos si el rival no les aprieta más las tuercas. Optó el Barça por asegurar tiros de dos y no buscar triples y la estrategia final para buscar acabar con la mala dinámica resultó errónea. Y, cuando el más valiente de la noche, Petteri Koponen, se jugó un triple final a la desesperada no entró y ya no hubo más partido.

 

PENDIENTES DE CLAVER

 

Más allá de lo sucedido en pista, el equipo blaugrana estará una vez más pendiente de lo que digan sus servicios médicos. En los primeros minutos del partido, cuando Víctor Claver había jugado 5:16 minutos y había anotado 5 puntos, un triple incluido, el valenciano tuvo que dejar el terreno de juego aquejado de la espalda, y no pudo volver más a pista. En caso de existencia de lesión, se sumaría a las de Lawal, Ribas, Oleson y Renfroe.