El estrés mata neuronas y afecta a memoria y aprendizaje

Hasta un tercio de casos de alzheimer se previene con dieta mediterránea, hábitos saludables y actividades cognitivas.

El estrés es "dañino" y "acaba matando neuronas", especialmente las del hipocampo, lo que lastra la memoria y el aprendizaje, de ahí que haya que combatirlo para que el cerebro, entre otras cosas, "envejezca de manera saludable". Así lo expone el neurólogo Gurutz Linazasoro --director del Programa de terapias avanzadas en párkinson y alzheimer de Quirón Salud-Policlínica Gipuzkoa--, que resalta que el cerebro es el órgano "más complejo de entender" del organismo pero probablemente el "más importante", ya que "controla, da órdenes y hace funcionar todo lo demás".

 

Ha destacado que el estrés tiene dos caras, porque hay uno positivo, que es el agudo, que da una respuesta ante una "amenaza" y la supera, y otro, el negativo, "crónico y diario", que segrega corticoides de manera continua "y en respuesta a nada".

 

En su opinión hay que combatir el estrés para lograr un correcto envejecimiento del cerebro y así ayudar a "mantener a raya" enfermedades neurológicas como el parkinson o el alzheimer, y eso pasa, por ejemplo, por llevar un estilo de vida saludable y una vida social y familiar rica y activa.

 

En este sentido, señala que hay que evitar los "pequeños infartos cerebrales", que son "silentes" y no dan síntomas, y apostar por la dieta mediterránea, el control de la tensión arterial, el colesterol y la diabetes, o el consumo de tabaco y alcohol.

 

De hecho, comenta que un estudio español, sobre una muestra demográfica de 5.000 personas, demuestra que la dieta mediterránea, el aceite de oliva virgen y los frutos secos, disminuyen hasta en un 30 por ciento, los infartos cerebrales y de miocardio.

 

En el caso concreto al alzheimer, aunque precisa que no hay una receta mágica y el riesgo nunca a va ser cero porque se envejece o hay factores genéticos que no se pueden controlar hasta un tercio de los casos se pueden prevenir con hábitos de vida saludables.

 

Por ejemplo, cita dormir un número regular de horas y potenciar la capacidad cognitiva con la lectura, hacer sudokus o crucigramas, aprender un nuevo idioma o internet, en el caso de los mayores.

 

De hecho, señala que la incidencia del alzheimer ha caído un 20 por ciento en los últimos años porque el entorno es más exigente desde el punto de vista cognitivo.