El embalse de Santa Lucía de Solana de Ávila estrena un paso para peces como ejemplo de biodiversidad para Europa
Cyl dots mini

El embalse de Santa Lucía de Solana de Ávila estrena un paso para peces como ejemplo de biodiversidad para Europa

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Cristina Danés, junto al subdelegado del Gobierno en Ávila, Arturo Barral.

La presidenta de la CHD visita el resultado de una inversión de 200.000 euros que incluye además la monitorización de especies para comprobar entre otras cosas el tiempo que tardan en salvar el desnivel

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Cristina Danés, visitó hoy un ‘paso naturalizado’ para peces, en el embalse de Santa Lucía, en Solana, que busca preservar las especies endémicas de la zona y en la que se han invertido 200.000 euros.

 


Danés estuvo acompañada por el subdelegado del Gobierno en Ávila, Arturo Barral, con quien comprobó ‘in situ’ el funcionamiento de este dispositivo. Se trata de 450 metros de recorrido en zigzag con los que salvar los 29 metros de altura del embalse -ubicado en la Garganta del Endrinal- con el objetivo de mejorar la conectividad fluvial y crear un nuevo hábitat que favorezca la conservación de especies endémicas y amenazadas como el desmán ibérico, pero también la trucha o la boga.

 

Esos 450 metros de recorrido sirven para salvar los 29 metros que van desde el río hasta la coronación de la presa y se enmarcan a su vez en la restauración natural de ecosistemas que es de algún modo el lema de este día del medio ambiente.

 

Esta actuación de restauración fluvial respetuosa con el medio ambiente supone "una experiencia piloto única en Europa", ya que, como destacó la presidenta de la CHD, "ningún proyecto antes había abordado la permeabilización de una presa tan alta, mucho menos a través de la creación de un paso naturalizado como una solución eficaz, ambientalmente sostenible y de bajo coste".

 

Los técnicos del organismo han diseñado en este caso un dispositivo de paso basado en una solución natural, un río artificial que bordea el embalse seguido de una rampa naturalizada a gran escala, con 1,8 kilómetros de longitud en total. Desde la CHD apuntan que esta solución lo que hace es recrear un hábitat propio con nichos ecológicos para especies acuáticas y otros grupos faunísticos de interés.

 

Tras la construcción del dispositivo de paso, se ha llevado a cabo de monitorización y seguimiento mediante el marcaje electrónico de peces y de caracterización del nuevo hábitat creado, el correcto funcionamiento hidráulico de la rampa, así como su franqueabilidad permitiendo los movimientos migratorios de las distintas especies.

 

En los últimos años, la CHD ha llevado a cabo diferentes medidas y actuaciones para mejorar la conectividad fluvial, favoreciendo el movimiento de las diferentes especies a lo largo del río. Entre estas actuaciones destacan la construcción de pasos naturalizados para peces y otra fauna acuática.

 

Las obras en el embalse de Santa Lucía y que han tenido un coste aproximado de 200.000 euros, han sido financiadas por el programa PIMA ADAPTA del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

 

Junto a Danés estuvo el subdelegado del Gobierno en Ávila, Arturo Barral, así como el alcalde de Solana de Ávila, Luis Calle. Para Barral proyectos de "regeneración medioambiental" como es éste muestran "el compromiso del gobierno de España con el medio ambiente de nuestra provincia".

 

Por su parte Danés aseguraba que se trata sencillamente de "buscar una solución totalmente natural, basada en la naturaleza, para poder favorecer la biodiversidad existente en este arroyo y que en su día se vio perjudicada por la presa".

 

La singularidad del proyecto es que "se hace un cauce artificial, pero se naturaliza para que los peces y sobre todo el desmán ibérico puedan franquear esta barrera transversal". Dado que es "pionero" estima que "servirá de ejemplo a otras confederaciones o instituciones que tengan que velar por el mantenimiento de la biodiversidad cuando hay una necesidad de tener estas infraestructuras (la presa) porque hay que almacenar agua, dado que en la zona hay regadío y abastecimiento".

 

Para la presidenta de la CHD el proyecto es sin duda motivo de orgullo: "Se puso en marcha hace dos años, la renaturalización va cada vez mejor y ya no se distingue lo natural de lo artificial", concluyó.