El control de las plagas de aves pasa por el apoyo de otras administraciones a los municipios afectados

Esta es una de las muchas clonclusiones extraídas en las Jornadas sobre control de las plagas urbanas de aves, que se han desarrollado en estos días en Valladolid, y en las que ha participado Ávila

Ávila ha participado en las Jornadas sobre control de las plagas urbanas de aves, que se han desarrollado en estos días en Valladolid, organizadas por la Asociación de Veterinarios Municipales. Por parte de Ávila la concejal de Medio Ambiente, Ruth Pindado, ha expuesto el caso puntual de nuestra Ciudad. En las Jornadas también ha estado presente el teniente de alcalde de Servicios a la Ciudad, Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Alberto Plaza.


    Han sido muchas las conclusiones que se han extraído de este encuentro, entre las que destaca la necesidad de implicación de otras administraciones que apoyen a los municipios para el control de estas plagas; en el caso de nuestra Comunidad Autónoma, sería necesario el apoyo de la Junta de Castilla y León.


CONCLUSIONES.- Las conclusiones de las Jornadas, ofrecidas por los organizadores de las mismas, han sido las siguientes:


    
- En la mayoría de las ciudades españolas son las poblaciones de palomas las que representan el mayor problema, habiéndose desarrollado en todas ellas programas dirigidos a su control poblacional. Los cascos históricos han sido los más afectados, observándose más recientemente la aparición de focos de anidamiento en barrios de las ciudades.


- Los estorninos como plaga representan también un importante problema en muchas ciudades, debido fundamentalmente al asentamiento de dormideros masivos de esta especie  en el arbolado.


- El control poblacional de cotorras como especie invasora exótica ha sido incorporado  también como objetivo en ciudades del Sur, Levante y Centro peninsular.


- Las gaviotas constituyen un importante problema de difícil gestión en las zonas costeras, que se intensifica en las épocas de cría. Se han creado poblaciones estables asociadas a los puertos y centros de gestión de residuos urbanos.


- El sistema de control poblacional de palomas se ha venido centrando en programas de captura sistemática, lo que por sí sólo no parece dar buenos resultados. Debe ser complementado por herramientas de información y sensibilización social, actuaciones respecto a la limitación de las fuentes de alimento y protección de edificios. El diseño arquitectónico no ha tenido en cuenta el punto de vista de las aves-plaga, por lo que se ha hecho imperativa la utilización de elementos de disuasión y/o repulsión y el empleo de medidas de exclusión que eviten su acceso y proliferación. Lo departamentos municipales de urbanismo desempeñan una importante función como instructores de expedientes de medidas correctoras en edificios en deficiente estado de conservación.


- El ordenamiento jurídico no define el concepto de plaga o de animal-plaga, contando sin embargo con una definición por parte de la OMS. Se acepta claramente este concepto referido a artrópodos, sin embargo viene resultando controvertida la consideración como plaga de animales vertebrados y especialmente de las aves en el ámbito ciudades.


- La directiva aves afecta al control de aves-plaga, por lo que muchos métodos de captura sólo se podrían utilizar con carácter excepcional. Esta excepcionalidad debe ser regulada.


- Un campo normativo variado que va desde los aspectos de sanidad animal, salud pública, caza, biodiversidad y de bienestar animal, afecta a este sector, que carece de una regulación específica. Ello plantea a los gestores municipales problemas a la hora de diseñar sus programas de actuación.


- El control de las plagas urbanas y por tanto de las aves-plaga viene siendo gestionado por los municipios, en una gran parte contratándolo con empresas externas, percibiéndose una deficiente coordinación con el resto de administraciones de las que no se obtiene el apoyo necesario.


- Deben concretarse de forma más específica los aspectos relacionados con los sistemas de captura, el transporte, la reintroducción y/o el sacrificio de las aves.


-Se hace necesario un registro de las empresas dedicadas a la gestión de poblaciones de aves-plaga, así como una formación específica.


- Se percibe la necesidad de establecer unos procedimientos de trabajo estandarizados que partan de una metodología común, que abarque todas las etapas necesarias del proceso, desde los censos poblacionales hasta la gestión postcaptura. Por otra parte se precisa un registro documental uniforme de las actuaciones contempladas en los programas de gestión . Ello permitiría el intercambio de información entre municipios y facilitaría la adopción de medidas preventivas y de control.


- Los animales se consideran ya desde el Tratado de la Unión Europea como “seres sensibles” o “sintientes” y ello ha justificado el desarrollo de una extensa y variada normativa de bienestar animal, que ha de ser tenida en cuenta.


- Las aves en las ciudades constituyen un valor natural paisajístico a considerar como elemento de biodiversidad. En los momentos actuales ello debe conciliarse con objetivos de minimización de daños causados por las aves y de reducción de los conflictos que ello plantea,  mediante una gestión racional de superpoblaciones de aves.


- La reintroducción del halcón peregrino en ciudades hoy por hoy no se considera una herramienta eficaz para el control de aves-plaga.


- La cetrería es un método de control más, útil si se encuentra integrado con otros métodos, siempre que las actuaciones sean adaptadas a cada zona y se desarrollen por personal cualificado. En el interior de las ciudades no se  ha probado como sistema eficaz por el elevado costo que representa.