El Comité de Empresa de Nissan Ávila acusa a administraciones y empresa de pactar el cierre

Unas declaraciones del consejero director general de Nissan Iberia en las que deja la puerta abierta a la fabricación de camiones ligeros, junto a las duras condiciones de negociación que están encontrando, han hecho saltar la alarma. Habrá nuevas movilizciones.

El Comité de Empresa de Nissan Ávila ha acusado este lunes a las Administraciones de estar de acuerdo con Nissan para un cierre pactado de la planta abulense y han adelantado nuevas movilizaciones.

 

Apenas un mes después de que la empresa anunciara que dejaría de fabricar camiones ligeros en Europa y que reconvertirá la planta de Ávila en fábrica de recambios, una noticia del portal todotransporte.com -que por cierto, ya no se encuentra disponible en la web- ha puesto en pie de guerra a los trabajadores abulenses, ya que refleja unas declaraciones del consejero director general de Nissan Iberia, Marco Toro, en las que abre la puerta a la fabricación de camiones ligeros a través de acuerdos con otras marcas.

 

Según ha explicado el presidente del Comité de Empresa de Nissan Ávila, Rubén Zazo, la noticia ha generado malestar en la fábrica abulense y ha llevado a los trabajadores a pensar en una estrategia de la empresa, junto a las Administraciones, para un cierre pactado de la factoría.

 

Desde el comité de empresa se basan, según ha indicado Zazo, en las duras negociaciones que están manteniendo con la empresa de cara a la conversión de la planta, en las que "la empresa nos está imponiendo condiciones inasumibles" como una rebaja salarial del 25% y se niega a detallar los cambios planificados para la plantilla durante el proceso.

 

De igual manera, el sindcalista ha exigido a las administraciones públicas que se retracten de las valoraciones positivas que hicieron del anuncio de Nissan ya que "nos están haciendo mucho daño en la negociación". Rubén Zazo ha explicado que "salieron a celebrarlo como si fuera algo bueno pero la realidad es que existe un compromiso para fabricar vehículos hasta 2013 y ahora vamos a ser una fábrica de recambios que va a dar trabajo a un número indeterminado de personas que no nos dicen cual es".

 

Por ello, Zazo ha hablado de "cierre pactado con las administraciones" que podría llegar por dos caminos: "o nos imponen unas condiciones inasumibles para culparnos después, o dejan morir la fábrica". En este sentido, han informado de que ya han acudido a la Junta de Castilla y León y a la subdelegación de Gobierno para pedirles que exijan explicaciones al fabricante, pero "ni les han dicho el número de trabajadores que van a quedar, ni se lo van a decir".

 

El secretario del Comité de Empresa, Felipe González, ha manifestado que "no nos creímos las razones de la compañía, hoy en día nadie regala negocios a nadie", y ha anunciado que emprenderán nuevas movilizaciones.

 

Estas arrancarán la próxima semana, con un paro que coincidirá con la reunión que llevarán a cabo con la empresa, y que podría extenderse a paros semanales de 11 a 12 horas. Además han solicitado una reunión con Marco Toro para que explique las declaraciones realizadas en el citado portal web, y han solicitado a Nissan un informe sobre la evolucion que pretende aplicar a la plantilla durante el proceso de reconversión.

 

De igual manera, acudirán a la Comisión de Peticiones de la Unión Europea, con la intención de que "la UE obligue a Nissan a cumplir sus compromisos", y han solicitado un encuentro con el eurodiputado del PP Agustín Díaz de Mera.

 

La situación será trasladada a la plantilla en la Asamblea de trabajadores que tendrá lugar este viernes a las 17.30 horas en el Auditorio de San Francisco.

Noticias relacionadas