El campo abulense, en manos de Dios

El Obispo de Ávila, Jesús García Burillo, ha bendecido este jueves el campo abulense en una iniciativa de la organización agraria ASAJA.

Con una sencilla oración en medio de un paraje nevado, el Obispo de Ávila, Jesús García Burillo, ha querido bendecir este jueves el campo abulense para que la situación para las cosechas sea más benigna que el año pasado. Gracía Burillo ha indicado que, pese a la gran nevada de estos días, le ha pedido a los sacerdotes que sigan orando para salir de esa situación tan dramática de sequía en la que estamos inmersos.

 

El señor ha colmado nuestra tierra a través de la nieve, esperemos que sea el momento de la recuperación de los campos, y que quienes tenían angustia porque no llegaba el agua se sientan liberados", destacaba el prelado, quien agradecía la iniciativa de ASAJA por tener "sentido de la providencia" y dejar la llegada de lluvias "en manos de Dios".

 

Es la primera vez en sus casi 15 años como pastor de la diócesis que ha realizado un acto de tales características. El Obispo ha estado acompañado de agricultores y ganaderos de la provincia de Ávila, así como del presidente de ASAJA, Joaquín Antonio Pino, que ha deseado que este 2018 haya abundantes pastos y buenas cosechas, “y que después nos acopañen los precios, ya sería todo un regalo”. Pino ha querido agradecer la buena disposición del prelado abulense: “teníamos que haberlo hecho antes, porque una vez que contactamos, las lluvias llegaron al instante".