El Barco de Ávila acerca las nuevas tecnologías a sus vecinos en el antiguo edificio de la cárcel

Aula Digital de El Barco de Ávila

El aula cuenta con diez ordenadores que pueden utilizarse de lunes y viernes.

Existe una brecha digital que separa al mundo rural, y cerrarla no sólo es un problema de tecnología y de proporcionar más herramientas. Tratar de hacer más accesible la información es una cuestión política, y requiere voluntad política, educación y fondos.

 

Por ello, El Barco de Ávila no ha dudado en apostar por acercar las nuevas tecnologías a sus vecinos, a través de un centro asociado al programa “CyL Digital”.

 

“Los vecinos de la localidad pueden hacer uso, de lunes a viernes de un aula, ubicada en el antiguo edificio de la cárcel, que cuenta con diez puntos de acceso a internet, y en el que se ofrecen distintos cursos relacionados con las nuevas tecnologías, cuyas aplicaciones, en el ámbito rural, van más allá del mero acceso a la información”, ha dicho Víctor Morugij.

 

El concejal de Cultura del consistorio barcense ha señalado que “el conocimiento de las posibilidades que nos ofrecen las tecnologías es fundamental para asentar población. El medio rural está lleno de oportunidades para prestar servicios a una comunidad cada vez más envejecida y una tecnología cada vez más desarrollada hace posible ofrecer servicios específicos que son un nicho de empleo para lugares donde la empleabilidad, más allá del campo, es complicada”.

Noticias relacionadas