El Ayuntamiento de San Bartolomé de Pinares es condenado a pagar 30.600 euros por lesiones de un espectador en 'Las Luminarias'
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Pinares es condenado a pagar 30.600 euros por lesiones de un espectador en 'Las Luminarias'

Fiesta de las Luminarias en 2020. (Foto: Miguel Hernández).

Por no adoptar medidas para que los equinos no invadan las aceras, dice la sentencia.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha condenado al Ayuntamiento de San Bartolomé de Pinares a indemnizar con 30.600 euros a un espectador que resultó lesionado en 2018 durante las fiestas de 'Las Luminarias' por un caballo que invadió la acera desde la que contemplaba el espectáculo con equinos.

 

El accidente tuvo lugar el 16 de enero por la noche, en el curso de esta celebración popular en las que jinetes montados a caballo recorren las calles del pueblo atravesando las diversas hogueras hechas por los vecinos en la vía pública, según la información del Gabinete de Prensa del TSJCyL recogida por Europa Press.

 

La Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJCyL, con sede en Burgos, que revoca la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Ávila, considera acreditado que el Ayuntamiento no extremó el deber de diligencia para evitar situaciones de riesgo o de peligro para las personas. Añade, además, que "no es imputable al apelante ninguna conducta que provocara o favoreciera que el caballo" le golpeara.

 

Vía pública

 

Los magistrados destacan que "el recorrido de los jinetes con sus caballos por las calles de la localidad, atravesando las hogueras hechas en la vía pública implica un riesgo, tanto para quienes participan como jinetes, como para los espectadores, y el hecho de que el Ayuntamiento ahora apelado, que permite la celebración de la fiesta de tradición ancestral con el desarrollo antes descrito, advierta del riesgo existente e indique dónde deben permanecer los asistentes, no significa que, sucedido el siniestro, desaparezca toda responsabilidad, bien por la asunción voluntaria del riesgo, o bien por la intervención de un tercero".

 

En este sentido, explican que "si no pueden adoptarse medidas para evitar que las monturas invadan las aceras, porque se asustarían, y siendo posible un acontecimiento como el referido, lo adecuado sería excluir de ocupación las aceras en las que no puedan establecerse alguna medida para evitar este acontecimiento o limitar de alguna forma el número de espectadores, lo que no consta que se haya hecho, no pudiendo olvidarse que el Ayuntamiento es el titular de las vías municipales".