El Ayuntamiento de Ávila apoya a los empleados de Correos y pide al Gobierno garantía de continuidad

Funcionarios de Correos han asistido al pleno de este viernes

El Ayuntamiento de Ávila, por acuerdo de sus cuatro grupos políticos, ha mostrado este jueves su apoyo incondicional a los trabajadores de Correos ante el coste social que está suponiendo las dificultades del operador y han exigido al Gobierno las medidas necesarias para garantizar su viabilidad

El Pleno del Ayuntamiento de Ávila, por unanimidad de sus grupos políticos, ha aprobado este viernes una moción que, a iniciativa de Izquierda Unida, muestra el apoyo incondicional a los trabajadores de Correos en Ávila ante la situación de inseguridad social que están viviendo tras la demanda presentada a la Comisión Europea por la patronal del sector logístico exigiendo al Estado español la devolución de la financiación del Servicio Postal Universal desde 1998.

 

El estrechamiento de márgenes económicos y empresariales que está sufriendo el operador está conllevando un coste social muy alto que en Ávila ya ha dejado la amortización de 34 puestos de trabajo y la supresión de 24 secciones de reparto, además de una reducción del 40% en contratación de eventuales y un 30% en las sustituciones, con la perspectiva de la pérdida, a medio plazo, de 60 puestos de trabajo de los 180 actuales.

 

Por ello, desde el Consistorio abulense han requerido al Gobierno Central para que defina una posición de Estado que exprese su defensa del servicio postal público y sus compromisos con el futuro de Correos como empresa puntera del sector público, cesando cuanto antes las disputas de interesas y posiciones entre Ministerios.

 

Exigen también que garantice los compromisos de financiación para la prestación de los servicios postales a todos los ciudadanos expresados y aprobados en el Parlamento español, así como el impulso a una regulación del mercado que no recorte el Plan de Prestación del Servicio Postal Universal a los ciudadanos y que cierre espacios a los intereses mercantiles que solo busquen el beneficio y la rentabilidad a corto plazo a cuenta del derecho de los ciudadanos.

 

La moción aprobada busca además asegurar que los ciudadanos reciban el reparto de correspondencia 5 dias a la semana como manda la Directiva Postal europea e impulsar las medidas ministeriales necesarias que procuren a Correos la transición de la carta, hoy en clara caída por el efecto sustitución, hacia nuevos mercados, sobre todo paquetería.

 

Por otro lado, exige el impulso de las medidas necesarias que permitan la consecución de un acuerdo laboral, hoy inexistente, del que dependará el empleo y las condiciones de los trabajadores pero también la paz social a punto de romperse y, en consecuencia, la estabilidad en la gestión del operador público Correos.

Noticias relacionadas