El 84% de los consumidores detecta descuentos falsos en estas rebajas, ¿qué trampas se hacen?

Hasta 15 tipos de trampas a las que recurren muchos comercios para tomar el pelo a los consumidores en las rebajas.

El 84% de los consumidores encuestados por FACUA-Consumidores en Acción han detectado descuentos falsos en la actual temporada de rebajas. La asociación invita a utilizar la etiqueta #RebajasTrampa para denunciar estos fraudes en las redes sociales.

 

La inmensa mayoría de los 1.657 consumidores que han contestado a la encuesta asegura haber observado descuentos que no eran reales en sus visitas a comercios durante la anterior temporada de rebajas. Nada menos que el 22% indica que detectó estas irregularidades en casi todos los establecimientos que visitó, el 27% señala que apreció este fraude en la mayoría de las tiendas y el 35% que lo vio en algunos comercios. Tan solo el 16% plantea que no percibió que hubiese productos con descuentos falsos en ninguna de las tiendas a las que acudió.

 

FACUA es la segunda organización de consumidores con más seguidores en esta red social a nivel mundial: con 193.000 followers, @facua sólo tiene por delante a la cuenta de la organización estadounidense Consumer Report, @consumerreports, con 258.000.

 

En caso de que la tienda asegure que un producto tiene un descuento y éste en realidad no exista o su porcentaje de bajada no se ajuste a la realidad, los consumidores pueden realizar fotografías y difundirlas a través de las redes, además de presentar denuncias ante las autoridades autonómicas de protección al consumidor para que apliquen sanciones.

 

FACUA en su #timocracia enumera hasta 15 tipos de trampas a las que recurren algunos comercios para tomar el pelo a los consumidores en las rebajas. 

 

1. Los carteles que anuncian rebajas ocupan más espacio en la tienda que los productos que están rebajados. La ley plantea como requisito que al menos la mitad de los artículos tengan descuentos para poder publicitar que una tienda está de rebajas.

 

2. Cuando te dispones a instalar en casa el reproductor de blu ray que has comprado, te das cuenta de que tiene dentro un disco con el Daredevil145 de Ben Affleck. Te han vendido un producto usado que había devuelto el anterior comprador -con muy buen gusto, por cierto-.

 

3. La ropa con los supuestos descuentos no se vendía en el establecimiento antes de las rebajas. Muchas cadenas fabrican o compran productos para comercializarlos exclusivamente durante esta temporada de descuentos. Obviamente, su precio no está rebajado, aunque se lo inventen en las etiquetas. 

 

4. Para encontrar los productos rebajados hay que pedir un mapa a la entrada del comercio. Muchos establecimientos estiran el periodo de rebajas hasta dos meses aunque les queden muy pocos artículos con descuentos, a sabiendas de que las autoridades sólo realizan -unas poquitas- inspecciones en los primeros días y que en cualquier caso, si les pillan, la multa se paga con la venta de cuatro trapos. 

 

5. A la camisa que compraste le faltan dos botones, pero en la tienda te dicen que no admiten devoluciones en rebajas. 

 

6. En el establecimiento te advierten de que el plazo de garantía para el electrodoméstico que vas a comprar rebajado es de un año y no dos. Pues no, esa es la garantía de los productos de segunda mano.

 

7. No puedes pagar con tarjeta los productos rebajados. Si a la entrada del comercio hay un cartel con los logotipos de VISA, Mastercard, American Express... te están indicando que aceptan el pago con dinero de plástico, por lo que no pueden discriminar.

 

8. Las rebajas del 70% se limitan a cinco o seis productos de toda la tienda. La excusa es que utilizan una diminuta palabra hasta junto al reclamo. Publicidad engañosa.

 

9. Las rebajas del 70% no existen. La excusa esta vez es que tuvieron algún artículo con ese descuento cuando comenzaron y ahora es un trabajazo quitar esa lona publicitaria.

 

10. Despegas la etiqueta con el precio rebajado y ves que es lo mismo que costaba antes de las rebajas.

 

11. Ese pantalón que antes costaba 49,99 euros ahora se vende por sólo 49,95. La ley no impone el porcentaje de descuento mínimo que debe tener un producto para anunciarse como rebajado.

 

12.  Vuelves a la tienda y te dicen que sólo admiten devoluciones para productos no rebajados. Si no hay ningún cartel bien visible en el que hagan esa advertencia, tienen que seguir la misma política comercial que durante el resto del año, así que reclama.

 

13. Los productos no rebajados se colocan junto a los que sí lo están. Es un truco para trasladarnos la sensación de que la zona de rebajas del establecimiento es mayor.

 

14. El abrigo que quieres comprar sube de precio justo una semana antes de que comiencen las rebajas.

 

15. Te dicen que si quieres descambiar un producto rebajado porque tiene un defecto, tienes que conformarte con un vale de compra. Para nada. Si no tienen otro igual, están obligados a darte tu dinero.