El 67% de los castellanos y leoneses confiesa su preocupación por las alteraciones del cabello

Al 14,9% de los encuestados le desagrada la percepción de envejecimiento que puede provocar la caída del pelo
Casi siete de cada diez castellanos y leoneses confiesa sentirse preocupado por la alteraciones del cabello, y un 28,9 considera que las afecciones de salud capilar otorgan un aspecto menos saludable, según un estudio realizado por la compañía de salud capilar Svenson.

Además, al 14,9 por ciento de los castellanos y leoneses encuestados le desagrada la percepción de envejecimiento que puede provocar la caída del cabello, mientras que el 14,1 cree que los problemas capilares pueden provocar menor seguridad en sí mismos.

Asimismo, el 13,6 por ciento relaciona su inquietud con la posibilidad de ver reducido su triunfo profesional, en tanto que sólo un 1,9 cree que los problemas capilares derivan en un menor éxito con la pareja.

Ante la aparición de los problemas de pérdida de cabello, un 75,3 por ciento de los castellanos y leoneses visita a un especialista, mientras que tan solo cinco de cada cien experimentan con remedios caseros, con un 3,3 por ciento que recurre a los consejos de familiares y amigos.

Problemas capilares antes de los 30 años
A nivel nacional, del estudio se desprende la temprana edad en la que la muestra afectada comienza a padecer problemas capilares, puesto que casi la mitad (48 por ciento) los presenta antes de cumplir 30 años.

Los problemas más frecuentes en las cabezas de los españoles son la caspa (15,3%) y la grasa (15,2%), seguidas de la caída del cabello (8,3%). Tanto hombres como mujeres siguen esta tendencia, pero ellas se ven más afectadas por problemas de pérdida de volumen y el 18 por ciento de los hombres sufre caída del cabello o calvicie.

Más de 2.000 personas de toda España han colaborado en el estudio a través de sus experiencias y opiniones con entrevistas telefónicas. Forman parte de una muestra representativa dentro de una franja de edad de entre 15 y 75 años, con un 49,8 por ciento de mujeres y un 50,2 de hombres.