Durante la Fiesta de las Candelas los Consagrados de Ávila podrán ganar el Jubileo

El Obispo de Ávila preside este martes, 2 de enero, una Eucaristía en la Catedral, en la que, además de servir para lucrar la Indulgencia Plenaria, se clausurará el Año de la Vida Consagrada.

Mañana martes 2 de febrero, la Iglesia católica celebra la fiesta litúrgica de la Presentación del Señor en el Templo (popularmente conocida como de “las Candelas”, cuarenta días después de Navidad).

 

En ese día tendrá lugar la XIX Jornada Mundial de la Vida Consagrada, bajo el lema “La vida consagrada, profecía de la misericordia”. En este año 2016 esta jornada tiene un significado especial por marcar la clausura del Año de la Vida Consagrada, que comenzaba el 29 de noviembre de 2014. Sin duda, ha sido un año para reflexionar sobre el gran don que suponen las vocaciones de especial consagración para la Iglesia y para el mundo.

 

Con este motivo el Obispo de Ávila, Monseñor Jesús García Burillo, presidirá una Eucaristía este 2 de febrero en la S.A.I. Catedral a las 18 horas, que servirá como clausura del Año de la Vida Consagrada. Además, será el momento del Jubileo de los consagrados dentro del Año de la Misericordia, por lo que en dicha Eucaristía podrán lucrar la Indulgencia Plenaria.

 

En una carta dirigida a todos los fieles, el Vicario Episcopal para la Vida Consagrada ha destacado el hecho de que, debido a la celebración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa ha pasado por nuestra diócesis un gran número de personas consagradas de la práctica totalidad de Institutos religiosos de la Iglesia (con especial presencia de la familia carmelitana), dejando todas ellas una huella imborrable de testimonio y alegría. D. Juan Navarro recuerda en su misiva “las casetas de las diversas formas de vida consagrada que, con ocasión de la Jornada Europea de la juventud, se mostraron en la Plaza de Mosén Rubí, a las que acudieron muchos jóvenes en busca de información y orientación”, y anuncia con alegría que, “como fruto palpable de aquella manifestación” hace unos días han llegado a la diócesis tres jóvenes de Kenia como aspirantes a la casa de la Institución de las Hijas del Buen Pastor y María Inmaculada.

 

En el marco de la jornada de este año, el Vicario destaca que “las comunidades de Vida Consagrada están viviendo este Año de la Misericordia con toda intensidad, orando y planteándose comunitariamente como ser mejores cauces de la misericordia del Padre”. Y pide la oración y el estímulo de todos “para que nuestras comunidades de vida consagrada puedan llevar a cabo esta llamada de ser espacios y cauces de la misericordia del Padre”.