Dos fallecidos y 50.000 personas aisladas en Italia: el coronavirus irrumpe en Europa

Un hombre se protege del coronavirus con una mascarilla en Shanghái. Foto: EP

Después del hombre que falleció el viernes, se confirma ahora la muerte de una mujer. 

Una mujer residente en la región italiana de Lombardía se ha convertido en la segunda víctima por el nuevo coronavirus (Covid-19) en Italia, donde unas 50.000 personas han quedado bloqueadas por las restricciones impuestas en una decena de localidades de la parte norte del país.

 

Lombardía registra la mayor parte de los casos detectados hasta ahora, que rondan la treintena, aunque las autoridades locales también han confirmado pacientes en Véneto.

 

 De hecho, el primero de los fallecidos se ha registrado en esta última región, donde ha perdido la vida un hombre de 78 años, según la agencia Adnkronos.

 

El Ministerio de Sanidad ha recomendado ha llamado a extremar las precauciones, especialmente a aquellas personas que hayan viajado recientemente a China, a las que ha exhortado a permanecer bajo cuarentena domiciliaria. Las autoridades, entretanto, investigan si hubo algún paciente cero en Italia.

 

EL AVISO DE LA OMS: "SE ACABA EL TIEMPO"

 

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha alertado de que "se acaba el tiempo" para evitar la propagación mundial del coronavirus.

 

La OMS ha mostrado su preocupación por la aparición de nuevos casos de coronavirus sin un vínculo claro con China, donde se encuentra el epicentro del mismo, y ha pedido a la comunidad internacional actuar "rápido" para frenar la propagación del virus, según ha informado en un comunicado.

 

En este sentido, el líder de la OMS ha subrayado que el brote "podría ir en cualquier dirección" y ha afirmado que están preocupados por el potencial que puede tener el coronavirus "en países con redes sanitarias más débiles". "Está en nuestras manos. Si hacemos lo correcto podemos evitar una crisis muy seria. Si malgastamos esta oportunidad, podemos tener un problema muy serio entre las manos", ha insistido.