Dos escolares sufren graves lesiones en los ojos después de que otro compañero les arrojara gel hidroalcohólico
Cyl dots mini

Dos escolares sufren graves lesiones en los ojos después de que otro compañero les arrojara gel hidroalcohólico

Gel hidroalcohólico (Foto: E. P.)

Uno de los pequeños tiene que pasar por quirófano y la madre critica que el gel esté a mano de menores en estas edades. 

Dos escolares de un centro de Lalín fueron ingresados hace unos días en Santiago de Compostela con graves lesiones en los ojos después de que les entrara gel hidroalcohólico mientras discutían según ha informado La Voz de Galicia.

 

Uno de ellos tiene que ser sometido a una operación de trasplante de la membrana amniótica. Mientras tanto le están suministrando calmantes para el dolor y gotas oculares para ayudar a regenerar el tejido conjuntivo y sanar las quemaduras que padece.

 

Todo sucedió en el comedor cuando un compañero arrojó gel hidroalcohólico afectando a estos dos menores.

 

La dirección del centro ha calificado el incidente como fortuito, pero la familia del menor que será intervenido este martes considera que se trata de una negligencia ya que el niño estuvo sufriendo fuertes dolores en el ojo como consecuencia de las quemaduras.

 

También han reclamado una revisión de los protocolos y que la administración de esta sustancia sea controlada por el personal del centro.

 

La madre ha criticado que haya gel a mano de niños tan pequeños. "A mí me llaman, me dicen que ha ocurrido un accidente y que el niño tiene gel en el ojo por lo que será mejor que me lo lleve. Eso es lo que me trasladan", ha explicado la madre del menor, ahora ingresado en el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), donde este martes será sometido a una operación quirúrgica.

 

En llegar al centro, puesto que se encontraba en el trabajo, ha indicado que tardó unos 40 minutos. Para entonces, el gel ya había producido quemaduras en el ojo del menor, que ahora está sometido a un tratamiento cada tres horas y siente "un enorme dolor", puesto que tiene una úlcera.

 

"PROTOCOLO"

 

Tras su llegada al centro, ha señalado que la directora, que estaba con el niño, le explicó que había llamado al 061 y, siguiendo sus indicaciones, lavó el ojo del menor con agua. Sobre el mismo, según traslada la madre, tenía una gasa húmeda.

 

"Me dijo que el protocolo decía que el progenitor debía recoger al menor", ha lamentado, al tiempo que ha reprobado que niños tan pequeños como su hijo, que "acaba de cumplir tres años", tengan acceso directo al gel.

 

"En el autobús es la cuidadora la que se lo echa en las manos. Yo no culpo al otro niño, lo que no entiendo es que haya gel al alcance de niños tan pequeños", ha contrapuesto.

 

Finalmente, ha ratificado que, aunque ahora solo puede pensar en "superar esto", decidirá si toma o no medidas legales, también en función de si a su hijo le quedan lesiones en el ojo o no.