Dos equipos en alza frente a frente

Edu López en el encuentro el pasado domingo ante el Atlético Bembibre. (Foto: Twitter Errea Sport)

El Real Ávila buscará este domingo llevarse los tres puntos ante uno de los rivales con más enjundia de la categoría, la Arandina.

Real Ávila C.F.- Arandina C.F.

Estadio Municipal Adolfo Suárez. Domingo 24 de noviembre, 17:00 horas

El Real Ávila luchará por conquistar una nueva victoria, la que sería la quinta consecutiva, ante su público en el Estadio Municipal Adolfo Suárez contra uno de los rivales de más enjundia de la categoría, la Arandina. Un conjunto burgalés que también se encuentra en una dinámica muy positiva de resultados tras la destitución del que fuera su entrenador hasta hace un mes, Jordi Fabregat. Desde que pilota la nave Álex Izquierdo el pasado 30 de octubre han ganado todo lo que han jugado, exactamente tres partidos: dos en casa ante Júpiter Leonés y Astorga, y uno fuera de casa ante el Club Deportivo Becerril.

 

Esa mejoría en los últimos partidos de los de Aranda de Duero ha sido refrendada por el míster del Real Ávila, Jonathan Prado, que asegura que ahora los de Izquierdo tienen un modelo de juego diferente. “Con Jordi el modelo del equipo el equipo se basaba en jugar desde atrás, combinar y llegar con bastantes jugadores  a base del juego de posición. Con Álex es más estilo del año pasado, un equipo agresivo, de presión alta, de someter al rival sin balón y ser más verticales con balón. Mediante más acciones de juego directo y ahora las alineaciones están más definidas que antes”.

 

Prado avisa del peligro del rival del domingo, un equipo al que le gusta “manejar muy bien la presión en diferentes alturas, que reduce muchos espacios y que también busca situaciones de salir y contraatacar”. También a balón parado con Zazu, al que define como un “especialista en el golpeo” y al que “están sacando un rendimiento importante”, además de futbolistas de juego aéreo “que pueden hacer mucho año” en cualquier situación de partido.

 

La racha positiva de resultados de la Arandina hace que sea un rival peligroso en cualquier situación. “Es un equipo que tiene plantilla para luchar por el playoff, un histórico y cuando viene con tres victorias consecutivas te hace que estés mucho más atento porque sabes que la flecha va para arriba”, sentencia el técnico palentino.

 

Un Real Ávila que afronta este importante choque motivado, una circunstancia que Prado percibe en sus pupilos. “Estoy muy contento con el trabajo que está haciendo el equipo, les veo con muchas ganas y a un nivel muy alto de entrenamientos. Sobre todo para preparar el partido del domingo, que va a ser con un ritmo muy alto de juego”, señala.

 

Aunque los encarnados están a tres puntos del cuarto clasificado, un puesto que da acceso a las eliminatorias de playoff, Jonathan Prado no se muestra preocupado con la diferencia en el casillero ante los rivales directos.

 

 “La diferencia con los rivales nos da igual a día de hoy porque no nos centramos en la clasificación”.  En cuanto a la dinámica y el buen momento por el que atraviesa el equipo, Prado lo valora por la nueva  forma de afrontar los partidos. “Ahora es más difícil que cometamos errores puntuales, hemos mejorado en la forma de juego y en las transiciones, por lo que creo que vamos en línea ascendente. Sabemos que el tramo más importante es el último tercio”.

 

El Real Ávila recupera a Calderón para el encuentro, aunque no llega a la cita Cristo que está en fase de readaptación tras su lesión ante el Santa Marta de Tormes. Al igual que Diego Ortiz y Rubén Ramiro que ya empiezan a trotar sobre el verde.