Diseño y eficiencia irán de la mano en la nueva Residencia para Personas con Enfermedad Mental Grave de Ávila

Entreda a la nueva Residencia de Personas con Enfermedad Mental Grave de Ávila. / Foto: Antonio S. Sánchez
Ver album

Aún se desconocer la fecha en la que se inaugurará la residencia dependiente de la Junta de Castilla y León, pero ya hemos podido conocerla por fuera y por dentro de la mano del arquitecto encargado de su diseño, Alfonso Terceño, que ha presentado el edificio ante compañeros de profesión.

Alfonso Terceño, arquitecto encargado del diseño de la nueva Residencia para Personas con Enfermedad Mental Grave de Ávila, dependiente de los Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León, ha sido el encargado de hacer una visita guiada junto a compañeros de profesión para dar a conocer este edificio, desde un punto de vista técnico, que lleva ya en pie cuatro años y que está a la espera de su apertura, que parece que podría producirse en un corto periodo de tiempo.

 

Este proyecto, llevado a cabo por Volconsa con un presupuesto de algo más de 3.182.000 de euros, destaca, sobre todo, por tener muy buena calificación de eficiencia energética, tal y como indicó Terceño, construida con un revestimiento exterior de la fachada de paneles ventilados de fibrocemento traídos de Suiza, perfilería de aluminio vertical, ménsulas también de aluminio y remaches, todo ello de color blanco.

 

El tema de la eficiencia, explicó el arquitecto, puede verse sobre todo en que esa envoltura de la fachada tiene un sistema de control solar, la ventilación se controla bajo demanda, en la zona este se hace un aprovechamiento del calor del sol a través del sistema del efecto invernadero, que después se controla con otro sistema de ventilación mecánica para ajustar las temperaturas, y, finalmente, en la zona oeste se han instalado protectores solares, que impiden el paso de los rayos del sol de forma dañina, por lo que no es necesario el uso de persianas, además de que el edificio cuenta con calefacción a través de suelo radiante.

 

El edificio constará de tres plantas. En la primera de ellas estará la recepción, las habitaciones dedicadas a la administración diferentes salas de usos múltiples y el comedor, mientras que las otras dos plantas, están destinadas a las habitaciones de los pacientes ingresados, siendo en todo el edificio un total de 42, que pueden llegar a albergar a 48 personas, ya que también se cuenta con habitaciones dobles. En cada uno de los módulos donde se encuentran las habitaciones, se puede acceder sólo con una tarjeta y un código de seguridad, y cada uno de ellos incluye una sala con televisión y para juegos, además de que se han pintado de diferentes colores.

 

Aún se desconoce la fecha de su puesta en funcionamiento, aunque, según Terceño, podría hacerse en apenas un mes, ya que cuanta incluso con todo el mobiliario. Desde la Consejería de Servicios Sociales de la Junta aún no se ha anunciado nada, aunque sí se conoció en septiembre del año pasado que la empresa que gestionará finalmente la residencia será Aralia Servicios Sociosanitarios, elección que resultó muy polémica por la falta de experiencia de estos en este terreno de la enfermedad mental.

 

 

Alfonso Terceño, explica las características técnicas del edificio a sus compañeros arquitectos.